La cadena que asegura el abastecimiento alimentario en tiempos de coronavirus

Un trabajador desinfecta los carros de la compra de Mercadona, este martes.Un trabajador desinfecta los carros de la compra de Mercadona, este martes.Ramon Costa / Ramon Costa

Todo empieza en las grandes naves logísticas donde están muchos de los productos de los que se abastecen los supermercados de toda España. En esos puntos, donde se mueven cinco millones de toneladas de productos al año, miles de personas continúan trabajando y redoblando esfuerzos para mantener el abastecimiento de productos básicos a los consumidores ante la pandemia del coronavirus. En el mismo caso están agricultores, transportistas, almacenistas o empleados de supermercados, quienes han aumentado las horas de jornada laboral para garantizar un rápido despliegue de alimentos y productos de primera necesidad.

Inmaculada Redondo tiene 53 años y es agricultora desde hace más de 25, en Torrenueva, Granada, donde trabaja en su invernadero cultivando pepinos, tomates cherry, “y lo que le pidan los almacenes”. Asegura que ella continúa trabajando las 8 horas de siempre e incluso más, si es necesario, para poder entregar los pedidos. Lo único que ha cambiado es que ahora tiene que usar mascarilla y guantes y lavarse las manos con mayor frecuencia. Lo que Redondo cultiva va a dar al almacén donde trabaja Fran Beteta, de 34 años, un estudiante que se prepara para sacar la carrera de Derecho y que se costea sus gastos trabajando como empaquetador. Beteta fue a trabajar este lunes de manera “voluntaria” ante el aumento de la demanda. Era el día en que libraba. Y también lo ha hecho así la mayoría de sus compañeros. Cuenta que, por el aumento de los pedidos, han trabajado jornadas que van desde las 14.00 hasta las 0.00 horas, y afirma que es “el sentido de la responsabilidad” lo que les ha llevado a aceptar estos horarios”, incluso en sus días de descanso.

En España, según datos de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), hay cerca de 400 plataformas logísticas que permiten abastecer a una gran red de establecimientos de alimentación que integran las 24.300 tiendas (entre supermercados e hipermecados) y 30.000 de comercio tradicional. Esa estructura permite calcular que en este país existe una tienda de distribución por cada 2.000 habitantes.

Francisco Aranda, presidente de la patronal española de logística y transporte, UNO, explica que la digitalización en los puntos donde comienza la cadena de suministro ha sido clave para garantizar que los productos lleguen a los consumidores de forma normal y apunta: “el abastecimiento es igual que siempre, pero más intenso y mucho más especializado. No solo nos estamos centrando en abastecer productos de primera necesidad, que por supuesto son los primeros, sino que también, para que no pare la rueda de la industria, es importante mantener el abastecimiento en las fábricas que tenemos en España”. Aranda asegura que lo que sí “echa en falta” es que muchos de los trabajadores no cuenten con los productos de seguridad ante la pandemia, como son las mascarillas y guantes para sus repartidores, y asegura que la patronal, junto con los sindicatos han preparado un protocolo general de seguridad, pero que cada empresa debe asumir su responsabilidad. “En distribución de última milla, (de entrega en casa o en el establecimiento), estamos manteniendo protocolos de seguridad. Pero no estaría de más, a medida que esto se pone más complicado, que nuestros trabajadores también pudieran contar con medidas adicionales”.

Una de las muchas empresas que se encargan de llevar las mercancías a las tiendas y comercios es XPO Logistics, con más de 6.500 empleados en España. Su portavoz, Massimo Marsili, ha asegurado que, tras la declaración del Estado de alarma, solo durante este sábado y domingo cargaron más de 450 camiones en 800 puntos de entrega y entregaron más de diez millones de kilos de suministros a supermercados y grandes superficies de alimentación. Además, el Gobierno ha publicado una resolución por la que se exceptúa temporalmente el cumplimiento de las normas de tiempos de conducción y descanso en los transportes de mercancías para agilizar las entregas. En este sentido, Francisco Aranda asegura: “por el momento, estamos encontrando muchas facilidades por parte de los cuerpos de seguridad del Estado. Todo el mundo es consciente, de que, como decía el real decreto del Estado de Alarma, es estratégico que el abastecimiento esté garantizado”.

Las tiendas DIA, por ejemplo, tienen 14 almacenes regionales desde donde salen los productos que abastecen a sus más de 3.000 establecimientos en el todo el país. Desde que se realiza el pedido y la llegada de la mercancía transcurre un plazo de entre 24 y 48 horas. El director de Operaciones de la empresa, Iván Martín Martín, ha asegurado que en todos esos almacenes se está trabajando durante tres turnos para dar servicio a todas sus tiendas.

Una vez que los camiones llegan a los supermercados, la labor recae en todo su personal. Zuleima tiene 20 años y es cajera en un hipermercado que abastece a otros negocios en Fuerteventura. Dice que ahora hay un mayor flujo de clientes con “toda esa cólera que tiene la población con que los suministros se acabarán”. Zule, como le dicen sus compañeros de trabajo, limpia y desinfecta la caja y los manillares de los carritos antes de empezar a cobrar. Su jornada laboral se extendió varias horas por encima de su horario, sobre todo la semana pasada, y se muestra molesta porque muchas personas que van a comprar no respetan las instrucciones que da el personal.

Javi Melian, de 20 años, es reponedor en ese mismo establecimiento; su trabajo es clasificar y acomodar todo lo que llega en las estanterías. “Con toda esta locura, esto es un poco raro para mí, los clientes parecen un poco locos y desesperados y tratan de llevarse lo máximo posible en sus carros”, cuenta. Melian resalta que el fin de semana pasado el personal de ambos turnos cubrió la demanda del servicio hasta el cierre de la tienda, a medianoche. “La gente no paraba de venir y arrasar con todo. Tengo compañeras que tenían que irse a las cuatro de la tarde y se quedaron porque no dábamos abasto”. Melian dice que las cosas poco a poco se están normalizando, y que ahora lo que la gente compra son productos no perecederos. Termina diciendo que “todo esto” ha sido nuevo para él, y que no sabe cómo va a ser ya todo, ahora que la gente está acatando la instrucción de quedarse en casa y con el supermercado “casi vacío.”

Información sobre el coronavirus:

Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante el coronavirus

Todas las medidas contra el coronavirus en Madrid

– En caso de tener síntomas, la Comunidad de Madrid recomienda evitar acudir al centro de salud salvo casos de extrema necesidad y utilizar el teléfono 900 102 112

Leave a Reply