La tasa de duplicación de la enfermedad: buenas y malas noticias para España

Las extrapolaciones matemáticas están siendo vitales estos días para entender el avance del coronavirus e intentar predecir cuál será el comportamiento de la enfermedad. En el caso de España, las cifras ofrecen dos noticias a medio plazo: la tasa de fallecimientos puede ser una de las más altas de Europa, pero la efectividad de las medidas de aislamiento adoptadas puede modificar esta situación en una semana.

El científico de datos e investigador en el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Caixa, Joe Brew ha realizado en los últimos días una serie de predicciones matemáticas que el miércoles pasado expuso por videoconferencia junto con epidemiólogos y otros expertos. Según sus proyecciones, uno de los elementos claves a tener en cuenta es la denominada tasa de duplicación. Esta magnitud, aplicada al caso de la pandemia, analiza el momento en que una enfermedad duplica su número de afectados. Es decir, en qué momento pasamos de 100 afectados a 200.

La pirámide de la población no ayuda a detener la enfermedad

En el caso de España, según los datos del científico, la tasa de duplicación es de dos días. Ese es el tiempo que están tardando en doblarse el número de infectados de COVID-19. El escenario europeo nos sitúa como el peor país en cuanto a comportamiento de expansión del coronavirus. En Italia, los casos se multiplican por dos cada tres días, mientras que en el Reino Unido esta medida sube hasta 3,2 días, En Francia es de 2,7 días y en Noruega llega a 2,4.

No obstante, Brew cree que estas cifras no tienen en cuenta, por ejemplo, a los enfermos asintomáticos y que puede haber casos no detectados que modifiquen el comportamiento de las magnitudes. Por ello, maneja también la tasa de duplicación de fallecidos por la enfermedad. En ese caso, la situación de España es bastante grave. El número de fallecidos se está duplicando en España cada 1,6 días, mientras que en Italia lo hace cada 2,4 días. En ese terreno, nuestro país se sitúa en una de las peores cifras con respecto al resto de países europeos. En Francia, los fallecidos se duplican cada 2,4 días y en el Reino Unido cada 2,6 . En Estados Unidos, esa medida es cada 3,9 días.

Pero el analista de datos no es pesimista con respecto a la evolución de la enfermedad por un concepto: el factor de retraso que afecta a las medidas que está aplicando el Gobierno de España. Es decir, los efectos no son inmediatos sino que necesitan el paso del tiempo para comenzar a aplanar la curva de infectados. En Italia, país que comenzó a aplicar el confinamiento dos semanas antes que nuestro país, la curva ya ha comenzado a variar lentamente con respecto a los modelos matemáticos que evidenciaban un número mayor de fallecidos e infectados. Este comportamiento pone de relieve que el confinamiento y el aislamiento para impedir la extensión de la enfermedad pueden ser efectivos a largo plazo a la hora de modificar la evolución de la enfermedad. Brew destaca que «el distanciamiento social funciona. Podemos ver los efectos en Italia, aunque la cantidad de muertos y afectados es extremadamente alta, la tendencia ya ha comenzado a cambiar». «El tiempo de duplicación está aumentando en Italia y eso es bueno», agrega.

Leave a Reply