Luis Suárez, Hazard y Asensio, refuerzos de lujo tras el parón

La formidable sacudida al calendario futbolístico derivada del parón por el coronavirus altera el horizonte de Barcelona y Real Madrid, que mantienen en marcha sus respectivas maquinarias aunque trabajando a distancia para estar en las mejores condiciones posibles cuando se reanude la competición. Una vez que el aplazamiento de la Eurocopa al verano de 2021 ha liberado fechas con el objetivo de que puedan concluirse los campeonatos nacionales y los torneos europeos de clubes, los dos titanes del fútbol español estudian cómo afrontar un tramo decisivo cuyas fechas siguen dependiendo de la evolución de la pandemia pero para el que contarán con ‘fichajes’ de relumbrón como Luis Suárez, Eden Hazard o Marco Asensio.

Operado el 12 de enero del menisco de la rodilla derecha, Luis Suárez es uno de los jugadores a los que el aplazamiento de las competiciones le puede dar un protagonismo inesperado. El Barça podría disponer así de un delantero centro que es, además, el socio ideal de Leo Messi. Al uruguayo le diagnosticaron unos cuatro meses de baja, por lo que trabajaba para reaparecer a principios de mayo con el riesgo de que para entonces ya estuviese decidida la Liga o de que el Barça estuviese eliminado de la Liga de Campeones. Ahora todo ha dado un giro y el ‘9’ podría disputar algunas de las once jornadas que quedan de Liga y quizás los cuartos de final de la Liga de Campeones si el Barça apea al Nápoles en octavos tras el 1-1 de la ida en San Paolo.

El charrúa todavía no ha podido debutar ni entrenarse a las órdenes de Quique Setién, pero su rendimiento como azulgrana es impresionante. Le faltan tres goles (191) para alcanzar a Kubala (194) en el ranking de máximos realizadores en la historia del club en todas las competiciones, por detrás de César (230) y Messi (627).

En contra de Luis Suárez no juega a favor el hecho de verse obligado a hacer la recuperación en su domicilio por el confinamiento global en un momento en el que debía aumentar la carga de trabajo de campo. Los fisioterapeutas del club le dan las instrucciones por videoconferencia.

Otra posible alta médica sería la de Ousmane Dembélé, que a principios de febrero sufrió su enésima lesión muscular, esta vez gravísima hasta el punto de que le costó pasar por el quirófano en Finlandia y la baja federativa en la Liga para ocupar su plaza con Martin Braithwaite. Se le diagnosticaron seis meses de baja. Si su recuperación fuese milagrosa, podría reaparecer en Liga de Campeones, donde el danés no pudo ser inscrito. Pero conociendo la fragilidad del francés, nadie se hace ilusiones con su regreso hasta la próxima temporada.

Oportunidad inesperada

Por lo que atañe al Real Madrid, la paralización de la Liga pilló a los blancos en un trance depresivo tras la pérdida del liderato y con la vista puesta en un parte de bajas que agudizaba las dificultades de lograr la remontada ante el Manchester City en la máxima competición continental tras el 1-2 de la ida en el Bernabéu. Thibaut Courtois, con una lesión muscular en el aductor largo izquierdo, y Marcelo Vieira, dañado en el bíceps femoral izquierdo, eran bajas casi seguras para el envite en el Etihad, donde tampoco podía estar Sergio Ramos por sanción. El portero y el lateral izquierdo estarán en condiciones de jugar una vez se reanude la competición, pero la atención de los servicios médicos se centra en los dos lesionados de larga duración que tiene el equipo de Zinedine Zidane: Hazard y Asensio.

Eden Hazard, en un partido del Real Madrid.

Eden Hazard, en un partido del Real Madrid. / Susana Vera (Reuters)

El belga recayó ante el Levante de la lesión en el tobillo derecho que está lastrando su primer curso en Concha Espina. Fue operado el 5 de marzo en Dallas, con un periodo de recuperación estimado de entre dos y tres meses. Con mucha suerte, hubiera vuelto para los últimos partidos de Liga, pero las miras del ‘7’ estaban puestas sobre todo en la Eurocopa. Una vez aplazada la cita de selecciones y teniendo en cuenta que la Liga podría prolongarse hasta el 30 de junio o más allá, el crack de La Louvière, que sólo ha marcado un gol y repartido cinco asistencias en los quince partidos que ha disputado, podría auxiliar a un equipo que está a dos puntos del líder a falta de once jornadas y no renuncia a la Champions.

Lo mismo sucedería con Marco Asensio, en el dique seco desde que cayera lesionado en el duelo de pretemporada frente al Arsenal. Tuvo que pasar por el quirófano el pasado 7 de agosto tras sufrir una rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco externo de su rodilla izquierda que le hacía despedirse de casi toda la temporada.

Marco Asensio, trabajando en Valdebebas.

Marco Asensio, trabajando en Valdebebas. / Rodrigo Jiménez (Efe)

El balear ha ido apurando plazos y aunque no llegó a entrenarse con el grupo antes de que el positivo por coronavirus del jugador de la plantilla de baloncesto Trey Thompkins obligase al Real Madrid a cerrar la ciudad deportiva de Valdebebas y poner en cuarentena a los planteles de fútbol y baloncesto, afrontaba la recta final de su recuperación y ya había comenzado a trabajar sobre el césped con y sin balón. El mallorquín prosigue su puesta a punto desde casa con la esperanza de gozar de más minutos de los que se podían prever cuando se le diagnosticó una de las lesiones más temidas por cualquier deportista.

Leave a Reply