El Ayuntamiento de Valencia aprueba ayudas para mayores y suspende la tasa de mercadillos

El Ayuntamiento aprobó ayer una batería de medidas para ayudar a los sectores más perjudicados a reducir los efectos de la crisis sanitaria y económica. El concejal de Comercio, Carlos Galiana, anunció la suspensión de la tasa que pagan los vendedores de los mercadillos ambulantes, lo que afectará a un millar de profesionales.

La tasa es bimestral y por cada dos metros lineales de parada se paga una cuota de 50,56 euros en los de barrio y de 12,84 euros en los periódicos festivos. Los mercadillos están suspendidos por la crisis sanitaria, por lo que Galiana dijo que «no tenía sentido que se mantuviese la tasa».

17 muertes elevan los fallecidos a 50 en la Comunitat Valenciana

Otra de las medidas aprobadas en la comisión de seguimiento es la puesta en marcha de un teléfono gratuito de atención a las personas mayores. El alcalde Joan Ribó dijo que este lunes se pondrá en marcha el teléfono 900 525 798. Se trata de un servicio de la concejalía de Envejecimiento Activo y atenderá a este colectivo de lunes a viernes de 8h a 15h, para darles la información de todos los servicios que están a su disposición.

El Consistorio destina 2,5 millones a emergencias sociales y activa un teléfono de atención a jubilados

La vicealcaldesa Sandra Gómez dijo que se han «ordenado y coordinado todos los servicios para que no haya ninguna persona mayor desatendida en nuestra ciudad». Destacó que se trata de un «servicio esencial, plenamente operativo para atender al segmento más vulnerable».

Recordó que esta misma semana se han habilitado los servicios de Atención a Domicilio, Menjar a casa y Teleasistencia. También se ha aprobado un servicio de acompañamiento telefónico, a través de la ONG Amics de la Gent Major.

Controles en las salidas de Valencia por el coronavirus

Además se ha contratado con Jovesolides el servicio de formación para que las personas mayores puedan conocer cómo hacer la compra online u otro tipo de aplicaciones de entretenimiento. Por último, se va a habilitar un listado de paradas de mercados municipales y supermercados que quieran ofrecer servicio de atención telefónica y a domicilio.

El alcalde anunció una partida de cinco millones de euros para emergencias de carácter social. La mitad, 2,5 millones, serán para actuaciones urgentes, y el resto se reserva en previsión de la prolongación de las necesidades de los vecinos. Ribó citó actuaciones como la entrega de kits de higienes a mendigos, además de las 600 bolsas de comida al día en los tres polideportivos que se mantienen abiertos con duchas. Se está estudiando la contratación de hoteles para hacer frente a la demanda en caso de que fuera necesario.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, pidió al gobierno municipal que extreme el «cuidado de mayores y personas con discapacidad y garantice las medidas de protección de los trabajadores municipales». El edil calificó asimismo de urgente realizar una buena planificación de ayudas para autónomos y pymes.

Por último, la portavoz del grupo popular, María José Catalá, pidió que el Ayuntamiento garantice la gratuidad de la educación 0-3 años para el resto de curso ante la crisis sanitaria que se padece en España. La edil afirmó que es necesario ayudar a los padres a pagar este coste y al sector de las guarderías, asegurando en los ciclos educativos que sea viable la atención docente a distancia del alumnado.

Leave a Reply