La pandemia se cobra 394 nuevas víctimas mortales pero el ritmo de los contagios en España se contiene

La pandemia sigue sin tocar techo y, aparentemente, continúa todavía lejos de alcanzar la cima infectiva a pesar de las medidas confinamiento de la población. Las peores cifras de este domingo son, sin duda, los fallecidos. En las últimas 24 horas el virus se ha cobrado la vida de 394 personas, número récord desde que hace casi un mes se declarara la crisis sanitaria.

Desde principio de semana la cifra de fallecidos diarios es superior a la de la jornada anterior. El ritmo de incremento de la letalidad es claramente ya una progresión geométrica con un 30% de decesos más cada día que pasa. Un ritmo extremadamente elevado en las muertes que, según los epidemiólogos, apunta que España se encuentra todavía a varios días del momento de “doblar la curva” de la pandemia.

Más optimistas son hoy las estadísticas sobre contagiados. El número de positivos, obviamente, sigue creciendo, pero no lo hace al ritmo altísimo de los últimos días. Frente a los casi 5.000 casos detectados el sábado, hoy el número de nuevos contagios crece en 3.646 personas. Eso sí, este nuevo incremento deja la pandemia en España al borde de los 30.000 infectados, exactamente en 28.572.

El crecimiento de infecciones en las últimas 24 horas ha sido de un 14%, el ritmo más bajo de toda la semana, en la que España ha llegado a sufrir aumentos interdiarios de hasta un 25% más de infectados, como ocurrió entre el miércoles y el jueves. Todavía –insisten desde el ministerio que dirige Salvador Illa- no hay una tendencia clara porque las cifras siguen bailando (el sábado repuntaron los casos de manera preocupante), pero ya es la segunda jornada esta semana en la que el ritmo baja del 20% diario, lo que podría ser un “primer y tímido síntoma del principio de la ralentización de la expansión”.

Las estadísticas de sobre el ritmo de nuevos positivos se están mirando con mucha atención porque, sin duda, son la mejor herramienta para medir la expansión del coronavirus. Aunque Sanidad ya ha reconocido que estas cifras no reflejan el volumen real de contagiados de todo el país, sí que sirven para ver la evolución. No obstante, las cifras de un solo día pueden ser “muy engañosas” porque pueden bajar las estadísticas sobre contagios simplemente por retrasos en las notificaciones de esa jornada por parte de alguna comunidad autónoma.

Este domingo -apuntan los expertos epidemiólogos- deja otra cifra para la esperanza. Son ya 2.575 los enfermos de COVID-19 que han recibido el alta desde el comienzo de la pandemia. Solo entre el sábado y el domingo 450 personas han sido declaradas curadas oficialmente. El ritmo de altas en las últimas jornadas, sin haberse disparado, sí que parece ya estabilizado en los cinco centenares de personas diarias.

Y lo que es más importante, la proporción entre altas y nuevos contagiados se va reduciendo poco a poco. A día de hoy por cada persona sanada se producen ocho nuevos contagios. Aunque parece una proporción desalentadora, hace solo una semana esa relación llegó a ser de 1/50. La pandemia se considerará bajo control (que no extinguida, ni mucho menos) cuando el número diario de altas sea superior al de nuevos infectados.

Leave a Reply