Exteriores negocia vuelos a precios razonables: «No se puede enviar un avión a cada español»

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha asegurado este martes que el Gobierno está trabajando en traer a España a los ciudadanos españoles que se encuentran en el extranjero durante la pandemia del coronavirus, pero ha advertido: «No podemos enviar un avión a recoger a cada ciudadano español que esté desperdigado».

En una entrevista de Ser Cataluña recogida por Europa Press, la ministra ha dicho ser consciente de que los vuelos desde algunos lugares tienen precios prohibitivos por la situación de «penuria». Según ha explicado, lo que hace el Gobierno es dialogar con los Estados miembros de la UE y con líneas aéreas para conectar destinos a precios «razonables».

«No veo otra alternativa diferente a la que estamos utilizando porque no podemos poner un avión a cada español que esté desperdigado por las distintas partes de este mundo», ha señalado. Como ejemplo de la acción colectiva de los europeos, ha señalado que durante la noche del lunes han salido desde Bali (Indonesia) 39 ciudadanos españoles en un avión de una aerolínea de Lituania.

Además, ha dicho que «esta semana» habrá «buenas noticias» para los españoles que se encuentran en Honduras, Guatemala, El Salvador, Lima y Filipinas, porque Exteriores está en contacto con líneas aéreas para que organicen vuelos a esos destinos. En todo caso, ha pedido «calma en estos tiempos de confusión global» que se están viviendo ante la emergencia sanitaria del Covid-19.

Preguntada sobre que los ciudadanos se quejan de que los consulados no atienden sus peticiones, ha admitido que «es complicado» porque en la última semana se han recibido más de 30.000 llamadas solo en los servicios centrales y también hay personal en cuarentena, como es el caso de la Embajada en Omán.

Un plus de protección a algunos colectivos

Desde el punto de vista económico, a su modo de ver, el Gobierno español ha «disparado ya un bazuca bastante potente», pero ahora se está «calibrando donde haya lugar a calibrar» en función de circunstancias de colectivos específicos «a los que se les puede dar un plus de protección». Eso sí, ha destacado que las medidas también deben ser europeas y globales.

En este sentido, ha defendido que las medidas del Banco Central Europeo (BCE) han supuesto una respuesta sólida en términos de liquidez y tipos de interés: «Ahora hace falta una respuesta fiscal por parte de todos los estados miembros de la UE».

Leave a Reply