El cierre de hoteles y restaurantes reduce un 30% el consumo de agua en Dénia

El consumo de agua en Déniaha caído un 30% durante los días que lleva vigente el estado de alarma decretado por el Gobierno. La causa de ese descenso tan pronunciado radica en el cierre de los hoteles y restaurantes de la ciudad. Un cese de la actividad que ha afectado a la época de Fallas y que también repercutirá en la campaña turística prevista para Semana Santa.

El alcalde, Vicent Grimalt, hizo pública ayer esa cifra durante una comparecencia ante los medios por videoconferencia. También desveló que el ayuntamiento se ahorrará entre 20.000 y 25.000 euros al mes en la factura de la luz, que suele rondar los 80.000 euros mensuales. En este caso, el motivo obedece a la reducción de la intensidad del alumbrado público a partir de las nueve de la noche, en las zonas en las que las farolas lo permiten, y al cierre de instalaciones municipales, como el castillo, los jardines de Torrecremada o los museos.

Grimalt también explicó que el consistorio va a destinar una parte importante del remanente de tesorería de 2019 a promover ayudas sociales. La cantidad exacta todavía está pendiente de especificar. La próxima semana se conocerá la cantidad concreta a la que asciende el remanente.

También detalló las medidas que van a poner en marcha de forma progresiva para ayudar a hacer frente a las repercusiones de la pandemia. El primer edil comentó que van a realizar devoluciones o compensaciones de tasas, como las ocupación de vía pública, talleres y actividades municipales o el centro de día, entre otras. Además, adelantó que están trabajando en una línea de ayudas económicas para familias en estado de vulnerabilidad, pymes y pequeños comercios.

El munícipe indicó que el ejecutivo local no se ha planteado rebajarse el sueldo, ya que siguen trabajando, aunque sea desde casa, con reuniones del equipo de gobierno y también de los portavoces. Es más, este mes se hará un pleno por videoconferencia, ya que hay cuestiones económicas que deben solucionar.

Hospital

En cuanto a la situación sanitaria, Vicent Grimalt indicó que la empresa concesionaria, Marina Salud, les había dicho a los alcaldes que al hospital «le queda mucho para estar saturado«, que había »camas disponibles« ya que hay salas habilitadas que no se han ocupado. Y añadió que les habían indicado que en la comarca «no hay una incidencia muy elevada» del COVID-19.

El alcalde aprovechó para dar las gracias a los empresarios que quieren ayudar en estas complicadas circunstancias. En ese sentido, el munícipe incidió en que los hoteleros no lo dudaron ni un momento y han puesto sus alojamientos a disposición de la Conselleria de Sanidad para albergar a personal y a enfermos leves.

Asimismo, destacó las muestras de solidaridad como la de un empresario de Dénia que se ha ofrecido a costear las analíticas de detección del coronavirus para el personal sanitario y usuarios de la residencia de Santa Llúcia.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Ondara anunció que la empresa concesionaria del servicio de agua garantizará el abastecimiento a todos los hogares durante la alerta sanitaria. Tras las gestiones municipales, la mercantil ha decidido retrasar la facturación del primer trimestre hasta que finalice el estado de alarma.

Leave a Reply