Giner descubre su versión 'influencer'

La cabeza de Fernando Giner Gil (Alboraya, 31 de diciembre de 1964) es un no parar. Se cumple justo un año del partido de leyendas que puso punto final al centenario y el que fuera defensa del Valencia y Levante ha descubierto una faceta totalmente desconocida para él: la de ‘influencer’. El término viene a significar la credibilidad que se otorga a una persona sobre un tema en concreto. Pero en el caso de Giner se queda corto. Desde plantear cómo se puede sacar rendimiento una bicicleta de calle en el salón de casa con dos sillas y un palos atravesado, hasta colgar una pancarta en el balcón de su domicilio –pegado al estadio del Levante– en memoria de, sobre todo, los mayores que están acusando este tiempo de crisis en soledad.

«Voy de cabeza. Me he puesto las pilas en el tema de las redes sociales y me faltan horas para hacer todo lo que tengo planificado», confiesa. Cuelga cada día uno o dos vídeos: cómo jugar al bádminton en casa, al baloncesto, su pericia dando diez toques a un rollo de papel higiénico para encestarlo después en una canasta («me salió a la segunda»)… para luego contestar uno por uno a aquellos que le han hecho comentarios al respecto. «Me responden diciendo que no pare, que no me corte, que siga poniendo vídeos porque al menos sirve para entretener a la gente», dice poco después de poner la pancarta en su domicilio y mientras visiona el partido de leyendas que se disputó el domingo 24 de mayo de 2019 en Mestalla.

«Ese fue uno de los días más felices de mi vida por lo que representaba en sentimiento y por la afición. Diría que después del debut con el primer equipo, fue el momento más emocionante», apunta con tono nostálgico.

De Giner se pueden esperar mil cosas. Capaz de sacar de sus casillas al desaparecido Arturo Tuzón con sus bromas en las fotos oficiales, a reflexionar en voz alta sobre las circunstancias que nos envuelven a todos ahora: «En estos momentos te das cuenta de que todos somos iguales. Da igual que seas rico, que tengas más o menos coches o la casa en la que vivas. Si no eres solidario y no te das cuenta, al final lo pagas, lo pagamos todos por culpa de un bichito. Por eso el motivo de poner ese cartel en mi casa en el que recuerdo al que lo lea que ‘no estás solo’».

En uno de esos vídeos, alzaba la voz en protesta por mantener los Juegos Olímpicos. «Al final se han dado cuenta y lo han suspendido, no era lógico. Estaba en desacuerdo con las decisiones que iban tomando», afirma, para acordarse de inmediato de la situación en la que está el fútbol español. «Está difícil que la competición acabe. Deben de ir los dirigentes preparando posibles escenarios. Lo que es evidente es que por mucho que entrenen en sus casas, hará falta al menos una pretemporada de diez días para un mínimo de puesta a punto».

Leave a Reply