Qué es la cloroquina, el fármaco que ya se usa en Francia contra el coronavirus

Ante el avance del coronavirus en todo el mundo, ya son varios los países que han empezado a experimentar con fármacos en busca de la cura para esta enfermedad. En Francia se ha autorizado esta semana el uso de cloriquina en hospitales.

Remedios 'caseros'... e inútiles ante el coronavirus

Se trata de un antipalúdico, es decir, un fármaco para la malaria, de bajo coste. Se utiliza desde hace décadas contra esta enfermedad transmitida por mosquitos, pero tiene fuertes efectos secundarios. Existe un derivado, la hidroxicloroquina, que es mejor tolerada y que se usa para enfermedades articulares de origen inflamatorio, como la artritis reumatoide.

Multitud de personas han acudido estos días a Marsella, Francia, para someterse al tratamiento con cloroquina después de la publicación del doctor Didier Raoult sobre los resultados positivos obtenidos en las pruebas con 24 pacientes.

Algunos de los efectos secundarios de la cloroquina son náuseas, vómitos y erupciones cutáneas, pero también problemas oftalmológicos, trastornos cardíacos e incluso neurológicos. Una sobredosis puede ser particularmente peligrosa y los médicos aconsejan estrictamente no consumirla sin receta médica.

«Estos medicamentos tienen ‘un margen terapéutico estrecho’, lo que significa que la dosis efectiva y la dosis tóxica son relativamente cercanas«, advierte la Sociedad Francesa de Farmacia.

Por su parte, la OMS recuerda que todavía no existe un tratamiento efectivo contra el coronavirus, y advierte sobre dar «falsas esperanzas» a la población. «Hay algunos indicios de que podría ser útil, pero no hay estudios claros y rigurosos que se hayan realizado para probar o refutar que la cloroquina es efectiva», han declarado desde la organización.

Más sobre el coronavirus

Leave a Reply