Altruismo para combatir la crisis sanitarias

«Si no lo hace el Estado, lo haremos nosotros». La crisis sanitaria está haciendo florecer iniciativas solidarias que pretenden combatir al coronavirus. Una de las más destacadas en la Marina Alta es la que están llevando a cabo el doctor Mariano Martín-Loeches, la activista Maria Ferrer y la enfermera Mónica Carbilla, quiénes ya han conseguido reunir 200 test rápidos de coronavirus que están facilitando de manera gratuita a personas enfermas de cáncer y embarazadas. Las cien primeras corrieron a cuenta de Martín-Loeches, mientras que las cien restantes las ha donado la Fundación Trilema que dirige Carmen Pellicer Iborra.

Según explica Martín-Loeches, «cada uno de nosotros tienen una función en esta iniciativa, yo me encargo de conseguir los test, que hemos pagado de nuestro bolsillo; María se está encargando de organizar las citas con las personas que necesitan un test; y Mónica es la que visita a los pacientes para realizar la prueba». Posteriomente se emitirá un informe oficial del resultado obtenido, para que cause efecto donde se considera oportuno. Las pruebas, explica el doctor, están distribuidas por uno de los laboratorios españoles que comercializan la técnica en España; y muestra una fiabilidad del 80%». Los resultados, apunta, suelen estar en diez minutos, «pudiendo diferenciar las personas infectadas asintomáticas, las personas infectadas con síntomas y sospecha de enfermedad y las personas que hayan pasado la enfermedad y hayan desarrollado inmunidad protectora».

Martín-Loeches recuerda que en los próximos días tienen intención de informar a las entidades, organismos y fundaciones «que ya han aceptado el reto de apoyar este proyecto, con la donación de más test rápidos de coronavirus. Estamos estudiando implementar estos nuevos test, en más personas indispensables, vulnerables y de riesgo, como los ancianos de residencias de la Marina Alta, policía nacional, guardia civil, sanitarios de centros de salud y del área de urgencias, hospitalización y UCI del Hospital, sanitarios de centros de salud, bomberos y personal de protección civil».

No es la única iniciativa que el doctor Martín-Loeches está llevando a cabo. También ha conseguido facilitar el contacto entre pacientes afectados por coronavirus y sus familiares, que no pueden estar con ellos en estos momentos tan duros. «Mi primo tiene una tienda de telefonía y ha donado cuatro teléfonos con llamadas y vídeo llamadas ilimitadas y gratuitas para que los enfermos por este virus puedan hablar con sus familiares». Para ello cuentan con la colaboración de varias enfermeras voluntarias del Hospital de Dénia, que en su tiempo libre van a ir por las habitaciones para facilitar la conexión. Según Martín- Loeches, uno de los teléfonos está situado en urgencias, otro en la planta 3A, otro en la planta 3B y otro en la UCI. Además el doctor ya lleva más de 3.000 euros gastados con la compra de protecciones faciales, que también dona a los sanitarios.

Leave a Reply