Calviño descarta la 'vía italiana' para diseñar la reactivación

El Banco de España pronostica una contracción económica histórica y se suma al negro vaticinio que también el FMI hizo para nuestro país -y el mundo- por el impacto de la pandemia del coronavirus. La gran caída de la demanda va a provocar el cierre de muchas empresas y, en consecuencia, un aumento de los despidos y, como una pescadilla que se muerde la cola, más caída de la demanda. De ahí la necesidad de elaborar un plan de reactivación económica.

El presidente del Gobierno ha aceptado derivar la negociación política de la reconstrucción nacional a una comisión parlamentaria. Sin embargo, y aunque varias organizaciones patronales se lo habían solicitado, el Ejecutivo descarta la ‘vía italiana’ para afrontar el diseño de la reactivación económica. En Italia, el primer ministro, Giuseppe Conte, ha nombrado a un grupo de expertos para que elaboren el plan de reconstrucción y para dirigir a este equipo de ‘sabios’ ha elegido a Vittorio Colao, ex consejero delegado de Vodafone. En España no habrá ningún líder empresarial al frente porque la negociación ya se está haciendo con los agentes sociales y de forma constante, explican fuentes del Ministerio de Economía. La vicepresidenta Nadia Calviño, considera que es el sector público desde donde mejor se defiende el interés general. Calviño dejó clara su postura la semana pasada en el Congreso: «No estoy en absoluto de acuerdo con usted, porque parece sugerir que todo lo público es sospechoso y que, sin embargo, un empresario privado sería la persona que nos pudiera aclarar y dar la visión de futuro que necesita nuestro país, que sería alguien independiente sin ningún tipo de influencia, que representaría el interés general. La verdad, no es esa mi experiencia». La ministra de Economía respondía así al diputado de Vox Iván Espinosa de los Monteros, que sugería al Gobierno buscar nuestro Vittorio Colao.

Mantener las riendas del diseño del plan de reactivación económica no significa que el Ejecutivo no contraste opiniones. Desde el principio del estado de alarma se celebra una reunión semanal con los agentes sociales (CEOE, Cepyme, UGT y CC OO) a la que acuden todos los ministros de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos en pleno. Sin menoscabo de reuniones bilaterales de un ministerio concreto con los agentes sociales, de los que la vicepresidenta económica elogia que estén «actuando de forma tan responsable en esta situación tan complicada». En esas reuniones se ha hablado de la prolongación de los ERTE por fuerza mayor, la renta mínima, las ayudas de liquidez para las empresas o las medidas fiscales, entre otras. Por eso, Calviño subraya que tienen «contactos prácticamente diarios» con los agentes sociales. Aunque los empresarios, sobre todo, lamenten que no se lleven a cabo las medidas que reclaman o al menos con la rapidez que sería necesaria.

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, encabeza el grupo de trabajo encargado de ir «preparando oportunidades y capacidad de recuperación». Es responsable de identificar dónde se pueden activar medidas «con más potencial y menor coste». Y el ámbito donde se vislumbra mayor potencial está claro: medidas en materia de transición ecológica, energética, digitalización, eficiencia, mejores ciudades, mejor movilidad.

Precisamente Ribera, junto con los ministros de otros nueve países, firmó una carta en la que reclamaban a la Comisión Europea que utilizara el ‘Green Deal’ (Pacto Verde) como la gran palanca para la recuperación económica de la UE. En este sentido, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima prevé movilizar 241.400 millones de euros (80% dinero privado y 20% público) entre 2021 y 2030 para impulsar las energías renovables, medidas de ahorro y eficiencia, y para electrificación y redes. Eso permitiría que el empleo neto aumentará entre 250.000 y 350.000 personas cada año desde 2021 a 2030, según el Gobierno.

Leave a Reply