Del rojo al negro

Esta semana, la que gira alrededor del 23 de abril, es la de las letras: se entrega el Premio Cervantes, se realiza una lectura ‘non-stop’ del Quijote, se celebra el Día del Libro, se convierten las librerías en protagonistas de los medios de comunicación… Así era hasta que el coronavirus lo cambió todo. La Covid-19 deja el presente en hibernación, propaga impulsos irracionales de correr hacia el pasado y dibuja un futuro repleto de incógnitas. En la semana de las letras el color de las palabras también muta: el rojo de la flor de Sant Jordi cede ante el negro porvenir de los establecimientos culturales. Los libreros y los editores, que no están vacunados contra la adversidad ni son inmunes a la precariedad, se enfrentan a un dragón más fiero que el perfilado por la tradición y a una reconstrucción más larga que la propia cuarentena. De esta, dicen, salimos, pero ojalá salgamos con más ganas de automedicarnos literatura.

Leave a Reply