El Consell acabó el año con 2.500 millones de impagos a proveedores y 941 en el cajón

La Intervención general de la Generalitat ha enviado ya a Les Corts la información contable definitiva que dibuja la situación presupuestaria del Gobierno valenciano a fecha de 31 de diciembre de 2019. Sólo en impagos a proveedores, el Ejecutivo valenciano acumulaba 2.520 millones de euros, mientras que acumulaba otros 941 pendientes de contabilizar, al cierre del ejercicio O lo que es lo mismo, en facturas en el cajón. La liquidación definitiva (hasta ahora sólo se había publicado la provisional) ha sido ta remitida a los grupos de Les Corts y evidencia una delicada situación de impagos y expedientes sin contabilizar que ni siquiera se han puesto en el sistema de facturas de la Generalitat.

El problema es que el panorama no se prevé mucho más optimista para este año. La crisis sanitaria, social y económica del Covid-19 sitúa a las finanzas de la Generalitat al borde del colapso. La conselleria de Hacienda trabaja ya en la reformulación de unas cuentas, las de 2020, herederas de las diseñadas en 2019 y que, en pleno año electoral, se permitieron un incremento de los gastos mucho más allá de lo que permitían sus ingresos. De ahí los 2.194 millones de euros de déficit -más gasto que ingreso- de cierre de ese ejercicio.

Por consellerias, la que presentaba un peor nivel de pagos era la de Economía Sostenible y sectores productivos, que al cierre del año adeudaba tenían facturas pendientes de pago por importe de 376 millones. Un 79% de su presupuesto total aún no había sido puesto en manos de empresas y proveedores. La Consellerias de Vivienda también adeudaba a 31 de diciembre el 37% de todo su presupuesto ejecutado, con sólo un 25% de las trasferencias corrientes abonadas. Presidencia, que ni siquiera agotó su presupuesto para 2019 (llegó a un 85% de ejecución) adeudaba a finales de año más de 173 millones, un 46% de lo que comprometió. En global, el Consell aún debía un 11% de todo lo que había gastado a finales de año. Algo más de 2.520 millones que no habían entrado en el circuito económico.

Bonig ya alertó esta semana de que los impagos del Consell empeoran la situación de las empresas en la crisis El Consell ya ha reconocido que deberá modificar sustancialmente sus cuentas de 2020

Esta misma semana, la presidenta del PP de la Comunitat, Isabel Bonig, ya alertaba del elevado nivel de impagos a los proveedores y pedía un plan estricto para que la liquidez llegue de inmediato a autónomos y empresas, en una situación todavía más complicada con la crisis sanitaria. Pero las finanzas de la Generalitat no están para imprevistos, como demuestra la monitorización de la tesorería. Sin embargo, ya lo avisó la vicepresidenta, Mónica Oltra, esta semana. Las cuentas de este año cambiarán considerablemente, por lo que cualquier previsión ha quedado en papel mojado con la llegada del coronavirus. El problema es que para el Consell, ya llovía sobre ese papel mojado con anterioridad a que la pandemia pusiera patas arriba las cuentas.

Deuda y déficit

La Generalitat pudo comprobar hace semanas, con datos oficiales, la magnitud del colapso financiero que atraviesa. El Banco de España, con las cifras de deuda pública, y la Intervención del Estado, con las del déficit, retrataron el cierre del ejercicio presupuestario de 2019. En ambos casos, la administración autonómica empeora los resultados de hace un año. El órgano regulador situó la deuda pública de la Comunitat Valenciana a 31 de diciembre en 48.433 millones de euros. La cifra es la más alta de la serie histórica para la región y supone un incremento de 556 millones respecto a los datos del trimestre anterior. Desde junio de 2015, cuando el Botánico llegó al gobierno de la Generalitat, hasta el cierre de 2019, la deuda de la Comunitat se ha incrementado en 8.370 millones de euros. Entre las causas principales, el permanente recurso al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) del Ejecutivo central, que si bien sirve de oxígeno financiero a la administración autonómica, al ser un préstamo engorda la deuda pública acumulada.

El presupuesto final de la Generalitat de 2019 ascendió a 24.334,6 millones de euros y la ejecución fue de 22.834,9 millones. Asimismo, a 31 de diciembre de 2019 se habían abonado un total de 20.314,1 millones, que suponen un 89% respecto del total de las obligaciones reconocidas, 1.700 millones más que en 2018, es decir, un aumento del 9,1%. Por su parte, el remanente de Tesorería es de menos 3.139 millones.

valencia. El portavoz de Economía del Grupo Popular en Les Corts, Rubén Ibáñez, aseguró ayer que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «vuelve a engañar a las comunidades autónomas y de forma especial a la Comunitat Valenciana cuando habla de una nueva inyección de dinero extra que es falsa, en tanto que ese dinero que anuncia es dinero que ya debe a las CCAA». Ibáñez explicó que en esa inyección que anuncia Sánchez «está, por una parte, el 50% de las entregas a cuenta que hace dos meses anunció que iba a dar a las CCAA. Y por otra parte está el adelanto de la liquidación que las comunidades van a recibir en julio. Por lo tanto es dinero que ya adeuda el Gobierno de España a las CCAA y tratar de vender otra cosa es falso».

El portavoz de Economía criticó, asimismo, que Sánchez «oculta además una falta de pago, que es el IVA». «No se pronuncia sobre el IVA que debe devolver a las CCAA y que en el caso de la Comunitat Valenciana alcanza los 281 millones de euros»

Así, Ibáñez indicó que Sanchez «está tratando de engañar a las comunidades autónomas y en el caso de la Comunitat Valenciana cuenta con la complacencia del President Ximo Puig, que es incapaz de reclamarle una inyección nueva de dinero de verdad, no de aquello que ya nos corresponde. Los valencianos seguimos en precario por culpa de un Gobierno socialista», concluyó.

Por su parte, el portavoz socialista de Hacienda en Les Corts valencianes, Jose Muñoz, lamentó ayer «el desprecio» del diputado del PP Rubén Ibáñez a las medidas del Gobierno central para garantizar la cobertura económica y financiera de las pymes valencianas y los proveedores de la Generalitat Valenciana. El dirigente del PSPV indicó que el anuncio del presidente Pedro Sánchez supondrá la llegada de 1.300 millones para atender las urgencias de la crisis del COVID-19 y ha preguntado a Ibáñez si los gobiernos del PP de otras autonomías van a renunciar a este avance financiero que garantizará un escenario de liquidez. Muñoz destacó que los socialistas «siempre hemos advertido y seguimos advirtiendo del problema estructural de infrafinanciación al que nos condenó el PP» y, en este sentido, incidió en que «cuando superemos la batalla sanitaria, atender la infrafinanciación que sufrimos los valencianos y valencianas debe ser una prioridad». No obstante, ahora, «hay que atender las urgencias que nos plantea esta pandemia y las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno cubren el 60% de nuestras necesidades de liquidez para este semestre».

Más

Leave a Reply