El ratio de contagio baja por primera vez al 1,09

El ratio de contagio en España , entendido como la cifra por la que los contagios se multiplican cada cuatro días, baja por primera vez al 1,09. Con el aumento de test realizados y en mitad de la homogeneización de criterios de contabilización, el descenso de casos diagnosticados se ha ralentizado en los últimos días. No obstante, poco a poco este dato sigue descenciendo, de ayer a hoy un 0,4%, y cada vez está más cerca de la meta del 1, que marca el control de la pandemia.

Desde que fue diagnosticado el primer caso de Covid-19 en España, hace ya casi tres meses, la curva del total de infectados sigue subiendo. Los gráficos diarios muestran un desarrollo que ha sido exponencial y que, a pesar de moderarse, no remite. La meta es aplanar la curva, pero no existe un tope. No obstante, es posible analizar la evolución de la pandemia a partir de su ritmo de crecimiento a medio plazo, según cuánto se multipliquen los contagiados cada cuatro días.

En España se cumplieron el domingo cinco semanas de confinamiento y a martes 21 de abril hay 204.178 contagios diagnosticados, frente a los 187.227 del 17 de abril (204.178/187.227 es igual a 1,10). Tomando como referencia el día en el que se superaron los 100 contagiados diagnosticados, el 2 de marzo, se observa un aumento en el periodo del 9 al 12 de marzo (con respecto al periodo del 5 al 8) hasta multiplicarse los casos por 5. No obstante, desde el 12 de marzo, tres días antes del confinamiento, el ratio ha mostrado una tendencia descendente hasta entrar en el periodo actual.

Respecto al lunes, este ratio ha descendido en España un 0,4%. Esta caída en la variación diaria (la reducción era superior al 4% del 5 al 6 abril) tiene que ver en parte con el aumento de test realizados. Es un síntoma también del efecto ‘dientes de sierra’, cifras diarias que suben y bajan y que, en el mejor escenario, seguirán el ritmo descendente.

Llegar rápido al 1

Toma relevancia en este punto no solo el descenso del ratio, sino acercarse al 1 lo más rápido posible y con el menor número de casos. Ya que, por ejemplo, no es lo mismo multiplicar dentro de cuatro días de nuevo por 1,09 con los 204.000 de hoy (222.360), que si ahora mismo hubiera 250.000 (272.500).

En este sentido, en España el crecimiento de la pandemia ha sido superior al de Italia, teniendo en cuenta que el inicio del brote en este país (entendido aquí como el primer día en el que se superan los 100 contagiados) ocurrió el 23 de febrero. Por tanto, se comparan los periodos de 1 al 50 del brote en España y del 9 al 59 en Italia, teniendo ambos países una respuesta similar en cuanto a las medidas adoptadas.

Con ello, a pesar de registrar el comienzo del brote más de una semana después, con los datos aportados este martes, España sigue por delante en cuanto al número de diagnósticos. Tiene 204.178 frente a los 181.228 de Italia (dato de ayer a las 17:00 horas). Con ello, Italia ha experimentado en las dos últimas semanas un parón en el descenso del ratio en el 1,1, como España, y después en el 1,08. No obstante, la última cifra arroja un ratio de 1,07 (-1% respecto al día anterior). La variación media de los últimos siete días es de -0,5%, mayor que la española, que se queda en -0,1%.

Por otra parte, está el caso de Estados Unidos, que contaba con poco más de 50 diagnosticados a 2 de marzo y que sin tomar medidas a tiempo en el comienzo de la pandemia ha superado los 700.000. Más allá de los números absolutos, en los que no se puede pasar por alto la población en cada uno de los países, el ratio de contagio muestra que los estadounidenses están multiplicando sus casos cada cuatro días por 1,17, con una variación diaria de -1,5% y semanal de -1%.

La realidad de las cifras

Es necesario tener en cuenta que las cifras de personas infectadas variarán dependiendo del número de test que se realicen. Se estima que un 80% de los contagiados son asintomáticos o tienen síntomas leves, lo que implica que es más difícil que sean diagnosticados, a no ser que el país haga estos test a una gran cantidad de la población, como en Corea del Sur o Alemania. Si un país está realizando solo los test a las personas más graves y de repente cambia y los realiza a todas, la multiplicación sufrirá una gran variación. Según el Gobierno de España, actualmente se están realizando entre 40.000 y 47.000 test diarios, frente a los 15.000 o 20.000 que anunciaba antes.

En este sentido, es más aproximado el mismo dato en personas hospitalizadas o en UCI. No obstante, el total que aporta el Ministerio de Sanidad suma como si fueran iguales datos acumulados de una serie de comunidades autónomas con los datos de prevalencia (el número de personas ingresadas en el día en cuestión) de otras, lo que invalida el cálculo del ratio.

Queda el número de fallecidos. Hay que tener en cuenta que el Ministerio de Sanidad en España admitió que solo cuentan como fallecidas por coronavirus aquellas personas que sean diagnosticadas previamente. Esto deja fuera del contador todos los decesos que se produzcan en casa, en una residencia o cualquier otro lugar donde el enfermo no haya podido ser diagnosticado. Además, influyen aquí también los diferentes criterios existentes entre las comunidades para contabilizar fallecidos y que el Ministerio de Sanidad está en camino de homegeneizar, lo que previsiblemente afecte a los datos aportados hasta la fecha.

Así, con los datos disponibles, destaca en este sentido que el ratio de fallecimientos muestra una tendencia descendente desde el día 22 (respecto al 18), aunque hasta el 28 de marzo los casos se estaban multiplicando por dos. El lunes 20 de abril alcanza un valor de 1,09, como los diagnosticados. Su variación en la última semana es de -0,6% y la diaria de -0,2%.

Este mismo dato de la multiplicación cada cuatro días de los fallecidos aporta una visión global de la diferente incidencia del coronavirus en un mismo país. En este caso comparando los datos entre las comunidades autónomas de España.

La meta del 1

El objetivo de este análisis es visualizar el ritmo de crecimiento de los contagios cada cuatro días. O lo que es lo mismo, por cuánto se multiplica el número de infectados diagnosticados cada cuatro días. De esta forma se eliminan las variaciones diarias y se muestra una visión más global. Es la aportación que hace Francesc Pujol, profesor de la Facultad de Económicas de la Universidad de Navarra, quien sugiere en un hilo de Twitter un acercamiento diferente a los mismos datos que facilita el Ministerio de Sanidad día a día.

La visualización de los casos totales sube sin tener un techo fijo. Se frenará, pero no bajará nunca. También es posible mostrar el cambio con la evolución de los nuevos casos diarios. Conforme se controle la pandemia (y teniendo en cuenta la cantidad de test que se realicen), esta cifra bajará. Pero, ¿cuánto? Esa es la respuesta que aporta el análisis de la multiplicación de los casos cada cuatro días. Añade una meta: el 1. Un número que implica que los nuevos casos se han estancado. Si el número ‘x’ del día 4 se multiplica por 1 en el día 8 (cuatro días después) sigue siendo ‘x’. Eso quiere decir que no ha habido nuevos contagios y se ha controlado el brote.

Leave a Reply