En la Irrenunciable tarea de alimentar al Planeta

Desde la Alianza Rural vemos cómo van apareciendo a lo largo de los últimos días, semanas ya, tanto en prensa como en las redes sociales muestras de reconocimiento al Campo por el gran papel que está desarrollando en esta crisis brutal del COVID-19 que asola el planeta.

Cuando la pandemia obliga a refugiarnos al común de los mortales en nuestras casas para evitar o disminuir al máximo la propagación del maldito virus, con las terribles consecuencias económicas que esta paralización de la economía traerá consigo, tres grandes sectores batallan para asegurar que la guerra al virus se gane con el menor número de bajas posibles, tanto en el plano humano como en el económico.

El sector de la sanidad, batalla en primera línea asumiendo riesgos brutales y conviviendo con situaciones dramáticas en los hospitales inimaginables hasta ahora, demostrando la vocación de sacrifico y servicio que entraña su profesión.

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado junto al Ejército, garantizan a pie de calle desde el necesario cumplimiento del confinamiento de la población hasta la desinfección de las residencias de nuestros mayores, pasando por la instalación de grandes hospitales de campaña en tiempo record. Dios quiera que no tengan que ocuparse también de asegurarnos el suministro alimentario a nuestros hogares… aunque sin duda, lo harían y a la altura que siempre saben estar.

En tercer lugar el sector de la alimentación, a lo largo de toda la cadena, que lo agruparé bajo la denominación genérica que está en la base de la misma, el Campo. Todo ello, sin olvidarnos de otros sectores tan importantes en esta crisis sanitaria como son la investigación básica, la energía, el transporte, limpieza, etc.

Pero me van a permitir unas líneas más sobre nuestro sistema agrario y alimentario, sobre el Campo en definitiva, y cómo bajo el ataque indiscriminado y despiadado de ese enemigo invisible que es el COVID-19 está respondiendo a la perfección garantizando nuestras necesidades de alimentos, tanto en estos duros momentos del Estado de Alarma, en los que no podemos salir de nuestras casas, como cuando pasado el mismo sigamos disponiendo de alimentos suficientes tanto en cantidad como en calidad, gracias a que el campo no se ha parado.

Hablar hoy de sanidad, junto a la atención sanitaria propiamente dicha, es hablar de investigación, es hacerlo sobre innovación y tecnología. Nadie en su sano juicio duda sobre esta

cuestión. Pues bien, del mismo modo que nuestro sistema sanitario es lo que es gracias a sus recursos humanos unidos a la investigación, la innovación y la tecnología, nuestro sistema alimentario nos da hoy la impecable respuesta que está proporcionando gracias a estas mismas cuestiones: investigación, innovación y tecnología al servicio del campo. La sanidad de nuestros cultivos, la sanidad de nuestra cabaña ganadera precisa unir a esos fantásticos recursos humanos que representan nuestros agricultores y ganaderos, investigación, innovación y tecnología.

El concepto de Seguridad Alimentaria, en su doble vertiente, el de asegurar la alimentación en cantidad suficiente y con los niveles de calidad deseados supone una cuestión que debemos tener muy presente hoy, para no descuidarlo en nuestras preocupaciones futuras… y me refiero no a las personales sino a las preocupaciones sociales, es decir, a las preocupaciones de nuestras políticas venideras. Alimentación en cantidad y calidad suficiente es lo que nos está proporcionando hoy el campo y es lo que debemos asegurar que nos siga proporcionando en el futuro. La inimaginable imagen de estanterías vacías en nuestros supermercados la hemos visto estos días fugazmente…. La reaparición de fronteras también.

Cuidemos nuestro campo, escuchemos a sus protagonistas, proporcionémosles las herramientas que precisan, reconozcamos y dignifiquemos su labor… estaremos simplemente haciendo más grande a nuestra sociedad, estaremos haciendo justicia.

La Alianza Rural empeñará sus esfuerzos en esta honrosa tarea, administraciones, empresas y entidades que quieran embarcarse en nuestro viaje tienen plaza y todas son bienvenidas.

Leave a Reply