Guardia civil, torpezas y vetos

A la Guardia Civil no le corresponde en un país democrático como España «minimizar el clima contrario» a la gestión de la pandemia por parte del Gobierno que pueda existir en las redes sociales. El jefe de su Estado Mayor, José Manuel Santiago, cometió un burdo error al atribuir tal objetivo a la lucha del instituto armado contra los bulos relacionados con la Covid-19, que debe ir dirigida a impedir y poner en conocimiento de la Justicia la comisión de presuntos delitos, no a preservar la imagen del Ejecutivo de turno. Cabe suponer que el general, con una brillante hoja de servicios, incurrió en un lapsus al pronunciarse en esos términos, como sostienen los ministerios de Interior y Defensa. Pero el veto de La Moncloa a todas las preguntas al respecto dirigidas a él en su comparecencia de ayer junto al resto del comité técnico de la crisis, que la Secretaría de Estado de Comunicación filtró a su antojo, constituye una torpeza que da pábulo a sospechas de todo tipo -incluso a las que puedan ser más infundadas- en torno al Gobierno y la libertad de información. Una aclaración contundente habría sido preferible para Santiago, la imagen de la Guardia Civil y la del propio Ejecutivo.

Leave a Reply