La final de Copa se retrasará al próximo año para que, si es posible, pueda disputarse con público

La final de la Copa del Rey de 2020, entre el Athletic y la Real Sociedad, se retrasará hasta el próximo año para que, si es posible, pueda disputarse con público, siempre que las autoridades sanitarias lo permitan. El partido decisivo de la competición se podrá jugar hasta una semana antes de la final de la siguiente temporada, según adelantó este martes el diario ‘Marca’ en su página web, tras el acuerdo alcanzado el fin de semana entre el Consejo Superior de Deportes (CSD), LaLiga y la Federación Española de Fútbol (FEF).

Las tres partes coinciden en que la final de Copa debe disputarse con espectadores en las gradas del estadio de La Cartuja de Sevilla, aunque con seguridad no será posible hasta que haya una vacuna contra el coronavirus, que podría llegar dentro de un año y medio. Dado que disputar ahora un partido de fútbol con público es imposible, y lo será durante, al menos, un año, la primera final vasca de la historia no se jugará el 5 de agosto, sino que se retrasará lo máximo que sea posible para que las aficiones del Athletic y la Real, siempre que la pandemia remita y se permitan las reuniones multitudinarias, puedan disfrutarlo.

Leave a Reply