La Guardia Civil sí que ordenó investigar bulos que provocaran «desafección al Gobierno» por la gestión del coronavirus

Fernando Grande-Marlaska dijo que fue un «lapsus». En esencia, el ministro del Interior aseguró que no eran ciertas las afirmaciones del pasado domingo del jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, cuando sostuvo que el cuerpo lucha contra los bulos para» evitar el estrés social que producen» estas fakes y para «minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno». Sin embargo, hay un documento que pone en entredicho la versión del máximo responsable de Interior y confirma que el instituto armado sí que dio órdenes expresas a sus agentes para investigar esas campañas de desinformación contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez por la gestión de la crisis del coronavirus.

Se trata de un correo electrónico enviado por la Dirección General de la Guardia Civil el pasado 15 de abril. En ese mail, cuyo contenido avanzó La Ser, los responsables del cuerpo ordenan a todas las comandancias del país a que insten a sus unidades a identificar noticias falsas y bulos «susceptibles de provocar estrés social y desafección a instituciones del Gobierno».

Según la instrucción, los funcionarios del instituto armado tienen que llevar a cabo tareas de «identificación, estudio y seguimiento en relación con la situación creada por el Covid-19 de campañas de desinformación, así como publicaciones desmintiendo bulos y fake news susceptibles de generación de estrés social y desafección a instituciones del Gobierno».

Directo | Así avanza la lucha contra el coronavirus

Ese documento abunda en que las diferentes unidades de todo el país tienen que redactar todas las semanas «un informe monográfico sobre las actuaciones de ciberseguridad de la Guardia Civil vinculadas al Covid-19 y con la finalidad de ser tratado en próximas reuniones con el titular del departamento ministerial».

La orden de la Guardia Civil no se refiere exclusivamente a la investigación de supuestas campañas de desintoxicación, sino también exige a los agentes datos sobre «denuncias recibidas por delitos informáticos como estafas informáticas, daños en sistemas o robo de información y de secretos de empresa, investigaciones judicializadas por delitos informáticos vinculados al escenario del Covid-19 y denuncias administrativas y judiciales de bloqueo o cierre de páginas web y de perfiles de redes sociales utilizados para fines fraudulentos o delictivos».

Ayer lunes, el general José Manuel Santiago aseguró que sus palabras sobre la labor de la Guardia Civil para «minimizar el clima contrario a la gestión de la crisis por parte del Gobierno» no implican que el cuerpo sea el escudo de Pedro Sánchez o que haya recibido órdenes para limitar la libertad de expresión. «Lo primero son las personas, no hay ideologías», afirmó hoy el jefe de Estado Mayor. Pero la polémica, lejos de amainar, recrudeció por la decisión de la Moncloa de vetar las preguntas de varios medios de comunicación al general.

Santiago, tenso y emocionado, ni rectificó ni pidió disculpas. Explicó que en sus «40 años de profesión, en la lucha contra ETA, desde la academia, en las misiones en el extranjero», ha aprendido que para la Guardia Civil ante una crisis humanitaria «lo primero son las personas, no hay ideología». Lo hizo durante la habitual comparecencia en la Moncloa del comité técnico para la gestión de la pandemia. Sus palabras arrancaron el aplauso de sus cuatro compañeros de fatigas.

A continuación tomó la palabra el portavoz y director de Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, para contraatacar, él sí, a las críticas de la oposición: «No creo que utilizar fallos en los discursos que podamos tener en la terminología o frases para hacernos daño como equipo sea algo decente». Y recalcó que son «un equipo técnico» en el que trabajan «con la mayor honestidad posible» sin atenerse a criterios políticos.

Leave a Reply