La UEFA urge a terminar ligas y copas pero se abre a cancelaciones

La UEFA sigue insistiendo en la necesidad de terminar las competiciones nacionales para salvar los miles de millones de euros que se perderían en caso de que los torneos en curso, suspendidos desde marzo por la pandemia del coronavirus, no puedan completarse. El organismo rector del fútbol europeo, reunido este martes por videoconferencia con sus 55 federaciones miembro, ha recomendado «encarecidamente» finalizar las ligas y las copas, si bien ha abierto la puerta a las cancelaciones definitivas siempre que no sea posible reanudar algún campeonato por motivos sanitarios, en lo que supone una relajación del tono respecto a las amenazas vertidas semanas atrás contra la liga belga por barajar la opción de clausurar la campaña y proclamar al Brujas campeón de la Jupiler Pro League.

La UEFA ha presentado durante la reunión con las federaciones que la conforman «una variedad de opciones de calendario» elaboradas por los dos grupos de trabajo que se crearon a mediados de marzo, aunque sin especificar fechas de cuándo podrían reactivarse los torneos ni el horizonte temporal para la finalización de los mismos, lo cual dependerá de la evolución de la pandemia y de las decisiones que adopten los diferentes Gobiernos para frenarla.

En un escenario lleno de incertidumbre por las incógnitas que genera una epidemia que ha puesto en jaque al planeta y cuyo combate progresa de modo desigual a lo largo y ancho del continente, la UEFA se afana por contener las voces que abogan por firmar el epitafio de la campaña mientras exista un resquicio de esperanza para que el balón vuelva a rodar, pero empieza a asumir que podría haber ligas a las que podría no quedarles otro remedio que dar carpetazo a la temporada sin poder disputar las jornadas previstas al inicio de la temporada, por lo que se aviene, «en algunos casos especiales», a estudiar la situación «una vez que las líneas directrices concernientes a la participación en las competiciones europeas para los campeonatos anulados hayan sido desarrolladas».

Se trata de un movimiento que refleja una evolución respecto a la postura de firmeza exhibida a comienzos de abril cuando la proposición de la Pro League belga de «no reanudar las competiciones de la temporada 2019-2020» motivó una amenaza velada por parte de la UEFA al advertir en una carta remitida a las federaciones, las ligas y los clubes de que cualquier decisión de abandonar las competiciones domésticas en ese momento era «prematura y no justificada», poniendo en duda la participación en competiciones europeas de los equipos de aquellas ligas que dieran el paso.

Leave a Reply