Las farmacias valencianas agotan en apenas unas horas las mascarillas gratis

Desde primera hora de la mañana de ayer, las farmacias de 24 horas y las de guardia eran las únicas abiertas junto a algunos comercios como estancos y quioscos que, pese al festivo en la ciudad, ya tenían subidas las persianas. El lunes empezó el reparto de mascarillas gratuitas para los grupos de riesgo y en las farmacias estaba todo dispuesto para esperar una intensa jornada de trabajo.

A las puertas una farmacia en Primado Reig llegaron un par de furgonetas de reparto de material sanitario y de mensajería sobre las nueve de la mañana para descargar la mercancía. En el interior los farmacéuticos organizaban el almacén disponiendo ya los sobres de mascarillas ante la llegada de clientes y usuarios.

«Ya las recibimos y nos han llegado muchas recetas telemáticas, hoy seguramente venga mucha gente», explicó el joven farmacéutico, para añadir: «El error estuvo en anunciarlo antes de que se pusiera en marcha porque ha venido bastante gente a preguntar y no sabíamos muy bien qué decir«.

Al momento entró un señor preguntando por ellas. Le explicaron que son mascarillas quirúrgicas y cómo debe ponérselas. Además, incidiendo en que son de un sólo uso pero que si baja a la calle a comprar usándola durante pocos minutos, puede volvérsela a poner en otra ocasión.

«Nos llegaron en cajas de 50, y la Conselleria no se preocupa de bolsas ni de nada; no podemos repartirlas así, por eso hemos tenido que limpiarlas y desinfectarlas una a una, ponerlas en sobres individuales para poder darlas«, dijo el farmacéutico de la situada en Plaza España con San Vicente Mártir.

Los clientes que esperaban en la puerta venían a hacerse con una. «Esto llega un poco tarde, es normal que la gente quiera disponer de ellas, son necesarias, pero se quejan por los precios; la gente no sabe que nos hemos tenido que buscar la vida para comprarlas a precios desorbitados, vendiendo con un margen muy reducido para dar servicio, hemos comprado a 6.000 y 7.000 euros pagando por adelantado, y ahora van a regular los precios, pero eso también llega tarde«, explicó preocupado por la situación que confirma el Colegio de Farmacéuticos de Valencia.

«Este material que se reparte gratuitamente es para una tercera parte de la población y son desechables pero el mercado hasta ahora ha sido irregular pese a que dentro del sector farmacéutico tenemos proveedores habituales, han aparecido operadores aprovechando la ocasión donde la especulación se ha hecho muy notable y por eso pedimos una ordenación de este sector«, corroboró el presidente del Colegio, Jaime Giner. También confirmó que la tarea de desinfección corrió a cargo de los farmacéuticos. «Es necesario mantener las precauciones higiénicas, han tenido que ponerlas en bolsas o sobres dependiendo de lo que disponían», comenta.

El primer día de reparto se saldó con grandes afluencias y «un poco de colapso», según Giner. Pero todo funcionó «gracias a las fuerzas públicas que han vigilado para que se mantuvieran las distancias».

En el establecimiento de 24 horas de Gran Vía Marqués de Turia la cola ya era evidente. El farmacéutico insistió en que aún habían asuntos pendientes: «Algunas personas aseguran ser del grupo de riesgo y la Conselleria no lo ha especificado, el otro día vino una embarazada preguntando… También hay quienes vienen con recetas privadas y no sabemos si debemos darles«.

La mayoría de los que allí esperaban a media mañana eran personas mayores de 60 años que preguntaban por las mascarillas. Dos hombres separados por poco más de un metro discutían sobre el tema. «A ver si sirven para algo», dijo uno protegido tan sólo con unos guantes de plástico transparentes de los que se usan en los supermercados. El otro replicó que bajaba por encargo de su mujer ya que sólo tenían una «de estas en casa», decía tocandose la que llevaba en la cara. Al terminar, uno de ellos mostraba el sobre con la mascarilla al resto de la cola advirtiendo: «Estas son de usar y tirar pero bueno, es lo que hay».

Leave a Reply