Los bomberos retiran varias colmenas de la cubierta del Hospital de Xàtiva

Más de diez horas de trabajo tuvieron que emplear los bomberos del parque de Xàtiva para poder retirar dos colmenas de abejas de grandes dimensiones que se hallaron en las cubiertas del hospital Lluís Alcanyís. Una operación que tuvo en vilo a todo el centro, inmerso en su lucha contra el coronavirus, dada la peligrosidad que suponía, por un lado, el difícil acceso hasta las abejas y, por otro, su retirada.

Las colmenas fueron localizadas por personal del servicio de Mantenimiento del centro hospitalario, tras observar la presencia de un gran número de abejas y se organizó la operación teniendo en cuenta todas las medidas de seguridad. El equipo de bomberos tuvo que permanecer todo ese tiempo colgado del edificio para poder retirar los panales.

Aunque la presencia de las abejas no suponía todavía ningún peligro para pacientes ni profesionales, desde el centro se optó por proceder a extraer la colonia para evitar que pudieran acceder a zonas interiores o canales de ventilación dado el gran número de estos polinizadores sobre los que, además se debe tener una especial protección de su hábitat.

Al proceder a su extracción se conoció que las abejas habían colonizado ampliamente algunas áreas de difícil acceso llegando a ocupar cámaras internas del cerramiento de la fachada de zonas colindantes con una planta de hospitalización y una planta técnica.

Las abejas accedían, al parecer, por un diminuto orificio ubicado en la cubierta y una junta de dilatación de un ala del Hospital, zona de muy difícil acceso y donde se ubica la señalización nocturna de seguridad aérea.

Es por ello que, ante la dificultad para acceder al lugar, el Servicio de Mantenimiento del hospital solicitó la ayuda del parque de bomberos de Xàtiva. El trabajo para localizar y extraer las colmenas se prolongó por espacio de más de diez horas y conllevó la retirada de una que ocupaba el tamaño de más de cuatro de las que se utilizan en apicultura.

Una vez extraídas fueron entregadas a unos apicultores expertos que, dada la dificultad y peligrosidad de acceso, no pudieron realizar este proceso como hacen en otras ocasiones.

Desde el hospital, su gerente, Margarita Llaudes, destaca “la disposición, entrega y trabajo de los bomberos que, ante la dificultad que ha requerido la operación, no han dudado en realizarla”.

Llaudes reconoce que este tipo de trabajos “excede con creces sus cometidos habituales, pero nos han evitado una situación mucho peor que podría haber puesto en peligro a enfermos y profesionales, precisamente en un momento de crisis sanitaria como este”. También destaca el trabajo del servicio de Mantenimiento del propio hospital que, “a pesar de estar teniendo unos días de mucho más trabajo extra, se percataron y actuaron a tiempo, anticipándose al peligro que esto suponía”.

Leave a Reply