Paterna y Oltra acuerdan destinar la residencia a un centro de acogida durante la pandemia

La Residencia y centro de día para personas con diversidad funcional sin inaugurar que Paterna tiene en la carretera de Manises y que en un principio se cedió a la Generalitat como hospital de refuerzo por la pandemia, se está utilizando como centro de acogida para aquellas personas que no pueden cumplir con el confinamiento, solo mientras dure el estado de alarma.

El Ayuntamiento y la consellera Mónica Oltra han dejado atrás la polémica por el centro de menores que se pretendía instalar en Montecanyada y que bloqueó la administración local con una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). El conflicto llegó hasta el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) que acusaba al municipio de una posible “insolidaridad colectiva”.

La pandemia y la crisis sanitaria excepcional que vivimos han dado la vuelta a la situación y Paterna se ha solidarizado con los que están sufriendo sus consecuencias y lo que en un principio estaba destinado al área de Sanidad ha pasado a manos de la de Igualdad. Tras ceder estas instalaciones la administración valenciana ha confirmado que se destina a centro temporal de emergencia de carácter social y socio sanitario de personas especialmente vulnerables.

Esta residencia acabó de construirse hace poco más de un año y estaba a expensas de que el Consell dotará las instalaciones del equipamiento y los servicios necesarios para ponerla en marcha y dar respuesta a una reivindicación muy demandada de la sociedad.

El edificio cuenta con 800 metros cuadrados para 50 plazas, habitaciones individuales y espacios comunes

Una vez se hizo efectiva la cesión, el Consistorio inició los trabajos para dotarla de suministros como luz, agua y gas, y se llevaron hasta allí 50 camas, el máximo de su capacidad.

El recinto cuenta con 800 metros cuadrados y la parte de la residencia, que es la que se ha puesto en manos de la Conselleria, dispone de habitaciones individuales que pueden facilitar el aislamiento de los usuarios, en caso de que sea necesario. Además, también tiene espacios comunes que ya cuenta con el mobiliario adecuado para su uso. El comedor está gestionado por una fundación local con fines sociales.

El alcalde, Juan Antonio Sagredo señala que “es momento de arrimar el hombro para salir lo antes posible de esta crisis sanitaria”. “En Paterna siempre nos hemos caracterizado por ser una ciudad solidaria y por estar del lado de las personas vulnerables”, añade el primer edil, al tiempo que destaca que esta cesión “por parte de los paterneros se enmarca dentro del objetivo que nos hemos propuesto de no dejar a nadie atrás”.

Medidas sociales

De igual manera, Sagredo apunta que “a los 10 millones de euros para servicios esenciales que hemos destinados en la modificación del presupuesto municipal 2020, se suman otras acciones sociales como esta cesión”. Y es que el equipo de Gobierno sigue trabajando para modificar las cuentas generales y adaptarlas al nuevo escenario económico y social al que se enfrentará tras la crisis sanitaria, con especial a atención a los colectivos más vulnerables.

A lo largo de estos días, el Ayuntamiento ha seguido complementando más medidas con el mismo fin. En esta línea, y con la colaboración con la oenegé Jovesolides, repartirá 200 tarjetas de conexión SIM a las familias del barrio de La Coma sin internet para facilitarles el acceso a los medios telemáticos y disminuir la brecha digital de este colectivo tan vulnerable, sobre todo en estos difíciles momentos de crisis sanitaria provocada por el Covid-19.

Leave a Reply