Salones de banquetes calculan que los daños en el sector se alargarán al menos seis meses

Muchos sectores se encuentran totalmente paralizados por la pandemia pero hay algunos que ya calculan que esta situación se va a alargar mucho más allá de lo que dure el confinamiento como es el caso de los eventos y salones de banquetes en los que durante la primavera se concentra gran parte del volumen de su negocio.

“Nos hemos quedado sin actividad y sin tiempo de acción. Después de las Fallas venían las bodas y luego las comuniones”, comenta el gerente de Cotonera Events, Mariano Clemente. Y es que este salón situado en Alzira tenía previstos unos 100 eventos hasta junio, eventos que se han cancelado. “Algunas bodas se han pasado a octubre y otras a las mismas fechas en 2021 pero va a haber algunos eventos que no podamos recolocarlos y los perderemos”, añade Clemente.

“Serán más de seis meses sin trabajo porque nosotros no abrimos de un día para otro, los eventos tienen una programación. Además, la falta de confianza y el miedo de asistir a actos multitudinarios va a perdurar y nos afectará”, lamenta Clemente.

La misma situación viven otras empresas del sector como Salones El Mirador en Benigànim. Su gerente, María Jesús Pla, explica que el problema para encajar todas estas cancelaciones en otras fechas está en que ya tenía también ocupados los sábados de septiembre, octubre y noviembre. “No quiero dejar a ningún cliente tirado y seguro que podremos cuadrar calendarios cuando sepamos cuando vuelve todo a la normalidad”, explica María Jesús. Más complicado lo tiene con las comuniones ya que si las parroquias coinciden en poner el mismo día, puesto que hablamos de entre 400 y 500 personas por domingo. “Espero que el calendario de mayo se extrapole a septiembre y que no decidan que sean el mismo fin de semana, porque no podría albergar a los invitados de todos los clientes contratados para todo el mes de mayo”, comenta la gerente de Salones El Mirador. Sin embargo, estas fechas también pueden estar en el aire hasta que se decida cuando se pueden retomar este tipo de eventos más multitudinario.

En el caso de Cotonera Events se ha tenido que solicitar un ERTE para los 22 trabajadores. “Estamos en una situación muy precaria, la tesorería no puede aguantar este duro golpe. Vamos a tener que tirar de créditos para paliar la dificultad económica”, reconoce el gerente. Además, pide al Gobierno que las ayudas “sean reales y que lleguen a los empresarios y a los trabajadores”.

Leave a Reply