Una decisión que no agradó a todos

Los responsables de los agentes de la autoridad de la ciudad de Xàtiva acataron finalmente el pasado viernes la declaración del estado de alerta en todos sus extremos y ordenaron a sus respectivos efectivos que dejaran de desfilar por la ciudad coincidiendo con los aplausos de las 20 horas. El cumplimiento de esta disposición no fue del agrado de todos ellos ni de muchos de los numerosos vecinos que veían con simpatía esta exhibición por lo que suponía en unas jornadas marcadas por la falta de novedades. En un carta dirigida a este periódico, Claudia Perales, mujer de uno de estos policías, lamentaba la decisión tomada mediante la cual se prohibía esta situación. «Después de haber tenido que enterrar a muchos compañeros» y saber que «otros miles [están] recluidos en sus casas por haberse contagiado», afirmaba, «les hace ser felices poder montarse en sus ambulancias y en sus vehículos policiales y dar gracias haciendo uso de ese puente de luces y sonido que emociona a la población». En su opinión, este acto no era «una simple procesión o cabalgata de agentes», sino un momento que reconfortaba «a niños y mayores» y animaba «a los que a día de hoy son los pilares y parte fundamental de la sociedad» para que continúen con su labor en estas jornadas tan complicadas.

Poco viajero para tanta mascarilla. Fue tan poca la gente que decidió utilizar el transporte público el día en que se permitió la vuelta a la actividad a las empresas no esenciales que Roger Cerdà, por ser alcalde de Xàtiva, aún pudo insertar en su diario una foto en la que aparecía una usuaria del tren recogiendo una de las 6.000 mascarillas que las policías local y nacional tenían que repartir entre los viajeros de este medio de transporte. En la instantánea que les tocó o que pudieron pillar la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de Xàtiva, Xelo Angulo y el PSPV, para glosar sus respectivos comentarios encomiásticos sobre las medidas de protección y prevención que están adoptando las diferentes instituciones para evitar nuevos contagios sólo se ven policías, ya que esa jornada apenas hubo vecinos que se decidieran a usar el transporte público.

Leave a Reply