El Supremo rechaza la petición de Torra de apartar a 11 de los 13 magistrados de la Sala de lo Penal

El Tribunal Supremo no ha aceptado la pretensión de Quim Torra de vetar a 11 de los 13 magistrados de la Sala de lo Penal que debían resolver sobre la abstención del juez que fue designado como ponente del recurso contra la sentencia que condenó al president a un año y medio de inhabilitación. La defensa del presidente catalán intentó recusar a la mayoría de los miembros de la sala por falta de imparcialidad, pero el pleno ha optado por ni siquiera tramitar la petición. El tribunal sí ha aceptado la abstención presentada por el magistrado Miguel Colmenero para redactar la sentencia de Torra tras haber sido nombrado miembro de la Junta Electoral, el órgano que está en el origen de la condena del president.

El Supremo prevé celebrar la vista pública sobre el recurso de Torra el próximo 17 de septiembre. Pero la fecha estaba pendiente aún de que el Supremo decidiera sobre la abstención del ponente y la recusación de todos los miembros de la sala excepto dos. Torra pidió que se apartara por falta de imparcialidad a 10 magistrados, además del que debía redactar la sentencia: Manuel Marchena (presidente de la Sala de lo Penal), Andrés Martínez Arrieta, Julián Sánchez Melgar, Juan Ramón Berdugo, Antonio del Moral, Ana Ferrer, Pablo Llarena, Vicente Magro, Carmen Lamela y Eduardo Porres.

Ninguno de ellos eran, según el presidente, imparciales para resolver sobre la abstención de Colmenero. Unos por haber formado parte del tribunal que condenó por sedición, malversación o desobediencia a 12 líderes independentistas, y otros por haber participado en otras decisiones judiciales relacionadas con el procés. El Supremo no ha llegado a estudiar el fondo del asunto (si los magistrados son o no imparciales) por considerar que la abstención es “extemporánea” y se funda en “causas que se invocan de manera arbitraria, que no guardan relación con el objeto del pleito”. Los argumentos alegados por el presidente, añade el tribunal, “no comprometen la imparcialidad de los magistrados que se han de limitar a decidir si estiman justificada una abstención”.

El plan del Supremo es celebrar el 17 de septiembre la vista por el recurso de Torra contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que le inhabilitó por desobedecer la orden de la Junta electoral de retirar los lazos amarillos. La decisión sobre la inhabilitación o no de Torra es clave en el panorama político catalán. Ante las constantes crisis entre Junts per Catalunya y ERC, los dos socios del Govern, el president anunció en enero que convocaría elecciones tras la aprobación de los presupuestos de la Generalitat. Las cuentas tuvieron luz verde en abril pero con la llegada de la crisis del coronavirus la promesa quedó congelada. Tanto los republicanos como la oposición le insisten en que las convoque o que al menos aclare qué piensa hacer.

Leave a Reply