El Betis disfruta ante Osasuna

Por fin pudo el Betis disfrutar algo del fútbol. Su triunfo solvente ante un Osasuna relajado certificó de manera matemática la permanencia de los andaluces, que evitan cualquier tipo de problemas después de un curso muy irregular, destinado a metas mayores que no se han visto cumplidas, ni de lejos. Cerrado el ejercicio y por sexta temporada consecutiva en Primera, en el Betis no se habla ya de otra cosa que del nuevo proyecto que capitaneará Manuel Pellegrini. No obstante, llama la atención el triste ejercicio verdiblanco. Por ejemplo, viendo que sus primeros cambios en la segunda parte fueron Tello, William Carvalho y Aleñá. Osasuna, por su parte, se presentó en Sevilla impresionado por las altas temperaturas (30 grados cuando comenzó el choque) y sin muchas ganas de pelea. Ni las remotas, pero reales opciones de jugar en Europa, sirvieron de motivación para el conjunto navarro, con su objetivo en LaLiga más que cumplido de antemano. Arrasate realizó numerosos cambios en su equipo inicial, hasta siete, con respecto al once que tan bien compitió contra el Getafe. Pero en el Benito Villamarín fue un equipo mustio, con una ausencia de pegada evidente. Las bajas de Cardona, Gallego y Rubén García se hicieron sentir, aunque llamó mucho la atención la incapacidad en ataque de los navarros. De hecho, solo probaron al portero Dani Martín, que jugó en sustitución del titular Robles, en el tramo final del encuentro. El Betis ganó con solvencia y pudo hacer más goles que los tres anotados, sobre todo en la segunda mitad, cuando Fekir se encontró en un par de acciones ante un buen Sergio Herrera.

La entrada de Dani Martín fue una de las modificaciones que realizó Alexis en el once bético. El técnico perdía a Canales por sanción, pero recuperaba a Fekir. También reforzó la banda izquierda con un doble lateral formado por Álex Moreno y Pedraza, una idea que acabó siendo importante en el desarrollo del juego. Fue por esa banda donde Pedraza, muy inspirado, desarboló al lento conjunto rojillo, al que dio la impresión de sobrarle el encuentro. Por ejemplo, cuando a los cuatro minutos Osasuna dio muestra de una desidia bastante extraña en su habitual prestancia defensiva. Un buen centro de Joaquín encontró solo a Guido Rodríguez en el área pequeña. El argentino hizo su primer gol en el Betis de un buen remate de cabeza, aunque sin marca alguna y con absoluta comodidad para ejecutar el remate, prácticamente en las barbas del portero Sergio Herrera.

Osasuna notó el golpe. Tampoco tenía muchas ganas de pelea. El Betis, al que regresó Joaquín, siempre con calidad, dominó a su antojo el partido. Una gran carrera de Pedraza por la banda izquierda desarboló a Osasuna. El extremo, que encontró una buena conexión con Fekir, hizo el segundo gol en su, probablemente, mejor partido como verdiblanco. Fue en las bandas donde el Betis ganó el partido, puesto que el buen rendimiento de Pedraza tuvo correspondencia en la derecha con otra buena actuación de Emerson, un lateral al alza. El brasileño cuajó un buen partido, desbordando una y otra vez. No es descartable que acabe jugando en el Barcelona, club que posee sus derechos y lo tiene cedido en el equipo andaluz.

El Betis siguió mandando en la segunda mitad. Le faltó eficacia para hacer goles, sobre todo en las acciones de Borja Iglesias. El delantero, ansioso, lo intentó una y otra vez, pero está completamente bloqueado. Alexis lo mantuvo en el campo hasta que no pudo más con la intención de que marcara y ganara en confianza. No pudo ser. La gran inversión realizada por el Betis, 28 millones de euros al Espanyol, son una dura losa en su espalda. Borja solo ha hecho tres goles en LaLiga. Salió Loren y su compañero, en los nueve minutos que jugó, estuvo a punto de marcar tras una gran jugada y sirvió el tercer gol a Aleñá, que marcó con mucha clase su primer tanto como verdiblanco.

Leave a Reply