El amor con mascarilla

Pensar que habiendo disfrutado de años memorables como el de la Preysler y Vargas Llosa, en este del coronavirus la pareja sorpresa del estío iba a ser la de Sonia Ferrer y Pablo Nieto provocaba cierto bostezo. Por supuesto, están Ponce y Ana Soria, pero ellos (igual que el postre tras una comida copiosa) van por otro conducto… Más que la pareja del verano son el escándalo (permanente) del verano. Y en esas andábamos cuando de pronto ha llegado Mario Casas dispuesto a darnos una alegría. Bien es verdad que Mario ya alegra la vista solo con mirarlo, pero es que además es una máquina de hacer conquistas. La última se llama Déborah François. Las fotos de los dos juntos y acaramelados por las calles de Barcelona publicadas ayer por varias revistas los convierten por aclamación en la pareja sorpresa de este agosto pandémico.

Fiel a su estilo, Casas conoció a su nuevanovia durante el rodaje de una película

Contra la opinión de algunos críticos muy cítricos que ponen en duda la credibilidad de Mario Casas como actor, hay que decir en su honor que este coruñés se mete tanto en el papel que a menudo termina enamorándose de sus parejas artísticas. Le ocurrió con Amaia Salamanca cuando rodaron ‘Fuga de cerebros’, con María Valverde en ‘A tres metros sobre el cielo’, con Clara Lago en ‘Los hombres de Paco’, con Berta Vázquez en ‘Palmeras en la nieve’, con Blanca Suárez en ‘El bar’…

Declaración de principios

Y ahora, con la actriz belga Déborah François, en la película ‘El practicante’, dirigida por Carlos Torras, que se estrenará en septiembre. Sin llegar a ser la de Schindler, la de Casas es una lista de novias particularmente extensa, teniendo en cuenta que el galán aún no ha cumplido los 35.

«Your beliefs don’t make you a better person. Your behavior does» (Tus creencias no te hacen mejor persona, tu comportamiento sí). Es el lema que preside la cuenta de Instagram de Déborah François, a modo de declaración de principios. Debajo aparece el cartel de ‘El practicante’ con un Mario Casas muy serio, medio calvo y en silla de ruedas. Suelen admitir muchos actores que siempre acaban llevándose algo de cada película, y Casas en esta última se ha quedado con la barba y con la chica.

Mario y Débora, en una imagen de archivo.
Mario y Débora, en una imagen de archivo.

Nacida en Lieja y residente en París, François, de 33 años, es una rubia alta y atlética galardonada con un prestigioso premio a la mejor actriz belga y una Palma de Oro en el festival de Cannes por la película ‘L’Enfant’. Durante su paseo por la Barcelona de los rebrotes, ella y su compañero de reparto se mostraron tiernos y cariñosos, tanto con mascarilla como sin ella…

Desde que en otoño rompiera su relación con Blanca Suárez, a Casas no se le había conocido otra novia. ¿Tendrá futuro esta relación o terminará haciendo aguas como todas las anteriores? No parece que al actor le preocupe. Centrado en vivir el presente, su lema de Instagram es una frase en francés que dice: «Jusqu’ici tout va bien» (hasta aquí, todo va bien). Suena a declaración de principios.

Leave a Reply