La ultramoderna butaca ‘anticovid’ para volver al cine tranquilos

Para Benjamin Hubert (Reino Unido, 1984), el futuro no será como en el cine de ciencia ficción. En su mente, la omnipresente estética de tintes sobrios y asépticos que asentaron películas como Minority Report (2002) dará paso a un mundo mucho más placentero. Y, por supuesto, a todo color. El creador del asiento Sequel, el prototipo que pretende contener el coronavirus (covid-19) en las salas de cine, tiene claro que en los tiempos inciertos que se avecinan, además de eficaces no es una utopía quee stas butacas se proyecten en tonos amables. “Cuando buscamos referencias en películas de cómo sería la vida en el futuro, vimos que en general el cine suele mostrar una visión tecnológica del mañana. Nosotros, en cambio, queríamos dar una perspectiva más natural del futuro”, señala Benjamin Hubert a ICON DESIGN: “Algo mucho más apetecible pero a la vez inusual y divertido”.

La filmografía del director Wes Anderson, y en concreto su paleta de colores, encaja mejor con la visión de la realidad futura de este diseñador industrial, fundador de Layer, un estudio de diseño afincado en East London que firma innovadores proyectos para los altavoces Bang & Olufsen y los vehículos eléctricos NIO. Sequel es un asiento con envoltorio goloso, en rosa y azul empolvados, un diseño limpio y retro que nos traslada al instante a alguna de las escenas que el director texano ideó para El Gran Hotel Budapest (2014) o la que será su próxima película, La Crónica Francesa (2020), atestadas de colores pastel, mobiliario mid-century y tan acogedoras como las habitaciones de una casa de muñecas.

butaca covid-19
Paleta cromática de ‘El Hotel Gran Budapest’ (2014) de Wes Anderson. | Hunger

Tras su amable fachada, en la que cuesta poco imaginar a Bill Murray o Tilda Swinton, engalanados con vestimentas de posguerra y una caja de dulces en la mano, se esconde una posible solución para que la industria del cine pueda remontar el que será, sin duda, uno de los años más catastróficos de toda su historia. Según el portal Screen Daily, las pérdidas generadas por la pandemia en la taquilla mundial podrían ascender a un total de 10.000 millones de dólares. Y el regreso a las salas de cine, con un aforo reducido y el uso obligatorio de la mascarilla, vaticina un flujo lento a largo plazo.

Para ello, el equipo de Layer ha ideado una butaca premium tan atractiva por fuera como innovadora por dentro. Cada Sequel incorpora una luz ultravioleta de irradiación germicida, descrita como “letal” para microorganismos como virus y bacterias. Con ella se esteriliza tanto el asiento entre proyecciones como nuestros objetos personales. Bajo el reposabrazos se ha creado un espacio de almacenaje para bolsos y chaquetas que evitará que las pertenencias obstaculicen el pasillo, reduciendo los posibles tropiezos en la oscuridad. La butaca incluye, además, un perchero en la parte trasera y una mesita giratoria con portavasos y un plato para que la comida no se derrame.

butaca covid-19
Layer

La tapicería está fabricada con una tela de hilos de cobre antibacterianos, elaborada con técnicas 3D y sin costuras para eliminar esas hendiduras en las que suele acumularse la suciedad. Sus creadores afirman que se trata de un tejido de gran durabilidad que repele los líquidos y evita que se generen posibles manchas por las palomitas o el sudor, haciéndolo más higiénico y facilitando su limpieza. A su forma coccon que emula la figura envolvente de un capullo que lo hace más confortable, se añade una pantalla protectora y extraíble que hace de separador entre los espectadores.

¿Esto aseguraría una contención del virus sin necesidad de mantener la distancia de seguridad recomendada en un espacio cerrado? “Está claro que las pantallas personales no pueden bloquear las moléculas del virus, y el uso de la mascarilla o filtrar el sistema de aire acondicionado son medidas que deberán seguir. Pero puede ayudar a ello, y sobre todo, a derribar la barrera psicológica en el espectador”, apunta Hubert. El ingeniero británico hace hincapié en la capacidad modular del diseño, una habilidad de la que es experto. Prueba de ello es el asiento Tape que diseñó para la firma italiana Moroso en 2018, galardonado en la edición 2019 de los premios ICFF. “Cada asiento Sequel puede colocarse en fila uno al lado del otro o bien espaciarlo, permitiendo a la sala configurar este espacio vacío y crear diferentes composiciones según sus necesidades”.

Hay más. Entre sus novedades incorpora un reposacabezas con luz LED integrada para mostrar el número de asiento y el nombre utilizado en la reserva. Esto ayudará a minimizar el riesgo de infringir accidentalmente las medidas de distanciamiento social al sentarnos en una silla equivocada.

Altavoces integrados en el reposacabezas que mejoran la experiencia auditiva o un panel individual con el que controlar el soporte lumbar, la reclinación que permite extender el asiento por completo o la temperatura, son otras mejoras que buscan brindar comodidad física y emocional a cada espectador.

Este prototipo, bautizado como Sequel en honor a las secuelas cinematográficas, es la evolución del modelo que Layer desarrolló hace algo más de un año para una las principales cadenas de butacas de cine en EE.UU. “Querían saber cómo veíamos nosotros el futuro del sector, así que comenzamos a investigar el modo de mejorar la experiencia personal en la sala. Incluso desarrollamos diferentes ideas y algunos prototipos. Sin embargo, con la aparición de la covid-19 y el cierre masivo de cines por todo el mundo, la compañía entró en suspensión de pagos y el encargo se canceló”, señala Hubert.

butaca covid-19
Layer

Pero el proyecto no llegó a desaparecer del todo. Layer adquirió su propiedad intelectual y decidió actualizar el modelo con un nuevo enfoque que aportara soluciones al nuevo escenario. Además de redefinir la experiencia, se añadirían herramientas para asegurar el distanciamiento social.

Esta butaca no es la primera experiencia de Layer en el diseño de asientos para servicios privados. Ellos son los creadores de Move, la butaca inteligente para el pasaje de Airbus que fue premiada en la última edición de London Design Award 2019.

butaca covid-19
Layer

Ante la pregunta de si este asiento premium podría encarecer el precio de la entrada, la respuesta no es del todo clara. “Aún no lo sabemos, porque no se trata de un producto de consumo sino de un objeto que se destina a otros negocios y su coste se evalúa en función de ello. Está claro que esta pandemia conllevará nuevos costes estructurales para protegernos, pero también cambiará la manera de vivir el ocio”. Aunque el estudio permanece al habla con diferentes compañías, la licencia del asiento Sequel aún tiene el cartel de ‘asientos disponibles’.