Ciencia bien explicada

Integrantes del portal educativo Ambientech.
Integrantes del portal educativo Ambientech.

Cuenta la ingeniera y docente Àngels Sala, presidenta del portal educativo Ambientech, que el confinamiento fue uno de sus momentos de más trabajo desde que nacieron. La demanda de recursos escolares de acceso libre y gratuito en materia de salud y ciencias ambientales, que triplicó las visitas a la web, les llevará a aumentar su facturación hasta los 150.000 euros, la previsión de este año.

Habían cerrado 2019 con 138.567 euros, que facturan a través de acuerdos con la Administración, empresas y fundaciones. Así ayudan a que los 1.600 colegios de España y Latinoamérica que acceden a las videoconferencias y unidades didácticas lo hagan de forma gratuita. “Nacimos con la intención de promover la educación universal y disminuir el fracaso escolar en ciencias, al mismo tiempo que impulsamos la concienciación ambiental y un estilo de vida saludable”, asegura Sala.

Ya en 2001, cuando se empieza a gestar el proyecto, esta ingeniera química y gestora medioambiental tenía claro que “Internet era el mejor soporte y herramienta, un camino que ha demostrado ser clave en esta crisis”. Eso sí, “siempre que las escuelas puedan tener acceso; si no, no es universal. Somos el primer portal educativo de España y nacimos llamando a la puerta de la Consejería de Educación en Cataluña, y empezamos con escuelas piloto; luego fuimos al Ministerio de Educación y nos premiaron”.

Sala se muestra convencida de que “desde finales del año pasado, quizá por la implicación de España en la Cumbre del Clima de la ONU, ha aumentado exponencialmente el interés por la ciencia y el medio ambiente”. Las escuelas y planes de estudio no llegan a recogerlo, “faltan materiales que se adapten al momento”, lamenta. Esta conciencia ambiental, en su opinión, ha crecido durante el confinamiento y mejorado la percepción de las ciencias. “Se nos ha solicitado material, hemos preparado debates interescolares sobre salud y sobre medio ambiente. La ciencia hay que saber explicarla y hay necesidad real en educación reglada”, añade. Para ellos, la clave está no solo en enseñar estos conocimientos, sino en “relacionarlos con otras materias, ver que la ciencia es también economía y otras muchas cosas prácticas, pero falta rigor científico, y más en los tiempos que corren”.

“Nuestra formación está pensada para que colaboren grandes entidades, fundaciones, empresas y corporaciones interesadas en la divulgación de estos temas. Es importante que estén porque la visión transversal de estas temáticas es fundamental”. Así, entre las colaboraciones de Ambientech están empresas como Renfe, Casio y Novartis; fundaciones como Merck, Imo y Obra Social La Caixa, y Gobiernos autónomos. Esta ingeniera cuenta en su equipo con cinco personas especializadas en ingeniería civil, química, física, biología y biomedicina, así como cambio climático.

Leave a Reply