El 75% de actos de Puig en pandemia fueron sin mestizaje

El Botánico es una coalición, pero el Consell es presidencialista. Lo reconocen en privado todas las partes del conglomerado de partidos que conforman el Ejecutivo valenciano, pero lo atestiguan las cifras si se analizan al detalle las reuniones, comparecencias, actos públicos y anuncios que componen la agenda del día a día de la Generalitat. Y durante el estado de alarma,provocado por el coronavirus, los datos consolidan la idea de que el mestizaje cotiza a la baja en el Gobierno valenciano.

De 35 actos públicos –al margen de las reuniones privadas o de trabajo– protagonizados por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante los meses de la pandemia, sólo nueve contaron con la presencia de un conseller de otra formación distinta al PSPV, a la que pertenece el jefe del Consell: siete de ellos mixtos –con consellers de PSPV y otro socio– y dos con sólo Compromís o Unidas Podemos. Es decir, el mestizaje a la hora de abordar las grandes medidas que formaron parte del relato del Consell fue olvidado hasta en un 75% de los actos. Y es que 26 reuniones o ruedas de prensa se celebraron con consellers o miembros del Gobierno valenciano de la parte socialista del Gobierno.

La desbandada de cargos en Justicia suma dos salidas más en Emergencias

La cifra, en la que no se incluyen las reuniones de Puig con su equipo de colaboradores más cercanos, evidencia una clara querencia del presidente a organizar la agenda rodeado de los consellers más cercanos. En concreto, el titular de la cartera de Política Territorial, Arcadi España, ha sido el miembro del Gobierno valenciano con el que Puig ha aparecido más durante la pandemia. En total, han celebrado juntos un total de 13 reuniones o actos públicos de los que, en ocasiones, también han formado parte otros miembros del Ejecutivo. La siguiente en presencia mediática en la agenda de Puig ha sido la consellera de Sanidad, Ana Barceló, que ha participado en una reunión o comparecencia menos que España. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, muy por debajo, con siete apariciones, completa el podio de miembros de confianza de Puig a la hora de comunicar los anuncios.

El conseller de Economía, Rafael Climent, es el miembro de Compromís con el que más ha contado el presidente durante el estado de alarma para sus planes y ha participado en hasta seis actos o reuniones de carácter público. De hecho, es el único con el que Puig ha tenido agenda sin otro conseller de su formación. Para encontrar actos públicos en los que el presidente haya comunicado una decisión del Gobierno valenciano o haya anunciado algo junto a la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, hay que remontarse al 10 de marzo, con la cancelación de las Fallas. Sin embargo, durante el estado de alarma, Oltra sólo ha participado en las reuniones telemáticas que se celebran con los portavoces parlamentarios desde el Palau, junto a Puig y a la consellera Barceló. El vicepresidente segundo, Rubén Martínez, Dalmau, también tuvo solo un acto junto a Puig.

Sin embargo, hay miembros del Gobierno valenciano que no han tenido presencia en la agenda pública de Puig durante los meses de pandemia. Ni la consellera de Transparencia, Rosa Pérez, ni la de Agricultura, Mireia Mollà, acompañaron al presidente a ninguno de los actos en los que iba detallando los movimientos del Consell.