El Hospital de la Ribera ahorra 35.000 euros con el uso de contenedores reutilizables

El Hospital Universitario de la Ribera ha ahorrado ya un total de 35.482 euros desde que, el pasado mes de enero, implantara un sistema de contenedores reutilizables para la recogida de residuos biosanitarios. Estos nuevos recipientes sustituyeron los cubos utilizados hasta ahora que eran de un solo uso.

Esta iniciativa ha permitido generar un ahorro económico, además de un importante beneficio medioambiental al minimizar el consumo del plástico del contenedor. El ahorro económico se produce gracias a que con los cubos retornables se reduce en 1,5 kg los residuos por contenedor, que es el que producía el propio cubo de plástico de un solo uso; actualmente, sólo se transporta al vertedero los residuos biosanitarios que los profesionales depositan en el interior.

En este sentido, Ferrovial, la empresa encargada de la recogida y transporte de residuos, factura al Hospital de la Ribera el total de kilos de residuos generados, por lo que la menor cantidad de éstos supone un ahorro en costes de logística que, en consecuencia, repercute en una menor facturación.

Así, en los 8 primeros meses de 2020, se ha reducido un total de 28.498 kilos de residuos al no tener que eliminar los cubos no reutilizables. En el ahorro de 35.582 euros repercute, también, aunque en menor medida, el precio más económico del contenedor retornable frente al no retornable.

El Hospital de la Ribera ha implantado ya más de 3.000 contenedores reutilizables de 40 litros en distintas áreas del centro sanitario (hospitalización, hospital de día, consultas externas, laboratorio y radiología, entre otras). La gerencia del Departamento de Salud planifica ya la implantación de los cubos retornables en sus centros de Atención Primaria, dados sus beneficios económicos y ambientales.

Asimismo, como beneficio ecológico, se estima que con esta medida el Departamento de Salud de la Ribera reducirá los residuos de contenedores en 3,6 toneladas al año, y evitará, además, la emisión de más de 7 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. Esta reducción en el impacto medioambiental se produce al no destruir la materia prima del propio envase, ya que éste puede ser reutilizado, siguiendo el concepto de economía circular.

Para la gerente del Departamento de Salud de la Ribera, Liliana Fuster, “mantenemos un firme compromiso ambiental, y con esta iniciativa conseguimos, además, un ahorro económico a largo plazo, dando la misma calidad de servicio y siguiendo las recomendaciones de los expertos ambientales”.