El Botánico superará los 20 millones de gasto en asesores

Es uno de los trabajos más cotizados en cualquier Gobierno. Para ejercerlo no se requiere una titulación específica, no hay que pasar una prueba de acceso y la experiencia previa tiene una importancia relativa. Por contra, entre los méritos casi siempre se encuentra un carnet de militancia o pertenencia a lo que en el argot político se denomina familia, y los sueldos son siempre el principal aliciente para decir sí a uno de estos puestos. Son los llamados asesores, un grupo de hombres y mujeres que prestan servicios de un extenso abanico de carteras profesionales a los altos cargos de una Administración. Sólo en la Generalitat, hay 116 plazas de asesor o asesora: 0,8 por cada alto cargo del Consell. El presupuesto destinado a sufragar los equipos que acompañan a cada conseller o consellera supera ya los 5 millones de euros al año con las 107 plazas ya cubiertas y supondrá un total de 20 millones de euros en toda la legislatura.

Con la llegada del portal de transparencia, en la Comunitat, y a diferencia de gobiernos como el de España, es posible conocer la cifra total de eventuales, sus nombres y sus sueldos. Pero, ¿qué son exactamente los asesores políticos? La figura del personal eventual están regulada por la ley 10/2010, de 9 de julio y define este tipo de cargos como aquellos puestos no permanentes que realizan sólo funciones expresamente calificadas como de confianza o asesoramiento especial. Su retribución se produce con cargo a los créditos presupuestarios destinados a este fin, su nombramiento o destitución depende directamente de un político y su continuidad está condicionada a la del alto cargo. El número máximo de puestos que el Consell puede disponer también está fijado por decreto, así como las características de las plazas y la las retribuciones para cada una de ellas. En la actualidad, las 116 plazas están catalogadas en cinco categorías, con distintas escalas salariales. La categoría C1, dotada con 51.675 euros al año, está destinada para los jefes de gabinete de todas las consellerias y ocho puestos extra en Presidencia, para los asesores de mayor renombre del presidente de la Generalitat. La categoría C2, con una remuneración de 46.421 euros anuales, está destinada a los jefes de prensa y al resto de asesores de asuntos generales y de asuntos parlamentarios de las consellerias. Los C3 y C4, categorías de menor nivel y salario (41.942 y 30.226 euros respectivamente) están también circunscritas al Palau, así como los dos puestos de conductor del presidente, con salarios de 36.221 euros anuales. Además del presidente, los vicepresidentes y los consellers, los secretarios autonómicos tienen también posibilidad de nombrar a una persona que apoye sus funciones. Los asesores pueden, también, completar su salario con dietas si viajan o tienen que abonar una comida de trabajo. En 2019 el coste en dietas fue de 37.916 euros. En lo que va de año, 16.271 euros.

Puig eleva a diez los asesores que se ocupan de su imagen

Por cada alto cargo del Consell (138 puestos) hay 0,8 asesores. Sólo los de Presidencia suponen un coste de un millón al año

La condición de eventual, además, no constituye mérito para acceder a un puesto de funcionario y, en caso de que tenga plaza en la función pública con anterioridad a su nombramiento, puede permanecer en situación de servicios especiales y continuar en el régimen general del personal funcionario de carrera.

Los cargos en activo no son los únicos que pueden disponer de asesores y asesoras. El estatuto de expresidentes de la Generalitat fija en dos puestos de trabajo con funciones de asesoramiento y una plaza de conductor, las prerrogativas de los anteriores jefes del Consell, con cargo al presupuesto de Presidencia.

Y, ¿qué labores desarrolla un asesor o asesora del Consell? En la actualidad hay cubiertas 107 de las 116 plazas de las que pueden disponer los miembros del Gobierno valenciano. El reparto, fruto de un acuerdo entre partidos, prima a las consellerias del presidente Puig y de la vicepresidenta, Mónica Oltra. Presidencia cuenta con 22 puestos (casi un millón al año en salarios), mientras que Políticas Inclusivas, de quien depende también la portavocía y el secretariado del Consell, cuenta con 15. Más lejos queda la vicepresidencia segunda, dirigida por Rubén Martínez Dalmau, con las competencias en Vivienda, que agrupa a nueve asesores y asesoras (aunque el presupuesto de la conselleria es de poco más de 188 millones de euros). El resto de departamentos se reparten cinco puestos cada uno y unos cuantos extra por cada mil millones de presupuesto que gestionen (Sanidad, con once, se lleva el mayor número de plazas).

El tipo de funciones que ejerce un asesor o asesora va en función del puesto que ocupa. Todas las consellerias disponen de un jefe de gabinete del conseller, que es quien se encarga de la agenda, la planificación y la organización del gabinete; un director de comunicación, que gestiona la política de prensa del departamento; asesores parlamentarios, que ejercen de enlace con los grupos de Les Corts y se encargan de recabarla información para las respuestas parlamentarias; y asesores de asuntos generales. Estos últimos suelen tener perfiles más variopintos, aunque en un principio están llamados a ser expertos en materias diversas para poder prestar la labor de asesoría. El personal eventual no está obligado a hacer pública su formación, bienes o experiencia previa, pero con su consentimiento se puede hacer público su curriculum en el portal de transparencia. Los asesores tampoco están obligados a tener estudios superiores, a pesar de que el sueldo medio supera los 46.700 euros anuales. El grueso de perfiles se encuentra en edades comprendidas entre los 40 y 50 años, aunque hay consellerias, como la de Política Territorial, que rebajan la media hasta los 34 años. Entre las titulaciones más reclamadas para ocupar un cargo de asesor ganan por goleada los estudios en comunicación. Casi un tercio de los eventuales de la Generalitat son periodistas o comunicadores audiovisuales. Los licenciados en Derecho y en Ciencias Políticas constituyen el siguiente grupo mayoritario.

De las 107 plazas ocupadas en la actualidad, 68 lo están por hombres y apenas 39 por mujeres, casi la mitad

Aunque cada conselleria tiene una unidad de igualdad que vigila por el cumplimiento de la ley en los nombramientos, lo cierto es que el número de hombres que ejercen de asesor supera ampliamente el de mujeres en puestos de asesora. En concreto, la proporción es de 68 hombres por sólo 39 mujeres. Casi el doble. La conselleria donde la desigualdad de género es mayor en cuanto al personal eventual es Transparencia, donde de los cinco nombramientos, todos son hombres. Ninguna mujer forma parte del equipo de eventuales de la consellera Rosa Pérez Garijo. Sanidad (ocho hombres y tres mujeres) sigue de cerca, y Presidencia, queda próxima. En el equipo de 22 eventuales que prestan servicio como personal de confianza del presidente, Ximo Puig, hay 16 hombres y sólo 6 mujeres. Casi el triple. Además, en este departamento habrá en breve un cambio de caras, por la posible incorporación de un nuevo periodista, y el traspaso de un asesor al área de Dalmau.