EQ Power: la movilidad exenta de emisiones según Merdeces-Benz

Mercedes-Benz sigue ampliando su oferta modelos híbridos enchufables bajo la designación EQ Power, modelos que aúnan las ventajas de dos mundos. En ciudad circulan con propulsión exclusivamente eléctrica, y en recorridos largos se benefician de la mayor autonomía que permite el motor de combustión interna.

Al mismo tiempo, mejoran la eficiencia total del vehículo, pues son capaces de recuperar energía al decelerar, y el motor de combustión interna puede operar siempre en el margen de revoluciones y de carga ideal, con lo que disminuye el consumo. Los atributos de los dos tipos de propulsión se complementan de forma ideal. Un motor eléctrico trabaja con máxima eficiencia a baja velocidad, mientras que un motor de combustión lo hace a altas velocidades y con cargas elevadas.

Ya abarca un amplio abanico de segmentos que van desde la gama compacta como el Clase A hasta los SUV grandes de la gama GLE. Concretamente, ofrece seis modelos con esta propulsión de su gama de vehículos compactos: el Clase A, el Clase A Sedán, el Clase B, el CLA Coupé, el CLA Shooting Brake y el GLA. El motor de gasolina de cuatro cilindros con 1,33 litros de cilindrada y 160 CV junto con el motor eléctrico de 75 kW desarrollan una potencia conjunta de 160 kW y un par conjunto máximo de 450 Nm.

Lo más característico de estos modelos es su aceleración. A bordo del A 250 e (disponible desde 39.350 euros), por ejemplo, el sprint clásico de 0 a 100 km/h termina al cabo de solo 6,6 segundos. La velocidad máxima en régimen exclusivamente eléctrico asciende a 140 km/h, más que suficiente para desplazarse con agilidad y sin necesidad de activar el motor de combustión interna dentro de la velocidad máxima autorizada en la mayoría de los países y autopistas.

La autonomía eléctrica es mayor de 70 kilómetros, y su batería de iones de litio, con una capacidad total de 15,6 kWh, puede cargarse por conexión a una fuente externa de corriente alterna (CA) o de corriente continua (CC). Si se utiliza una Wallbox (CA) de 7,4 kW, el proceso de carga de 10-100% dura aproximadamente 1 hora y 45 minutos; y si se utiliza una estación de carga rápida de corriente continua (CC) con una potencia máxima de 24 kW, la batería se carga en solo 25 minutos hasta el 80%.

Por su parte, los modelos EQ Power de la Clase C, Clase E y los SUV de las gamas GLC y GLE, incorporan tecnología híbrida de tercera generación. Una potencia máxima de 90 kW y un par de arranque de 440 Nm son la clave de una sensación de conducción inigualable, también en el modo exclusivamente eléctrico, y permiten alcanzar en este modo de operación una velocidad máxima de 130 km/h.

En el GLE 350 de 4Matic son incluso 100 kW de potencia y una velocidad máxima de hasta 160 km/h. Puede recorrer incluso más de 100 kilómetros. Un factor decisivo para el aumento de la autonomía eléctrica es el incremento de la capacidad nominal la batería hasta los 31,2 kWh. Basta con conectar la batería descargada durante una hora y media a una Wallbox de corriente alterna (CA) en el propio domicilio para recargarla cómodamente hasta la capacidad máxima (GLE: 3 horas y 15 minutos).

Si se utiliza una toma de corriente doméstica convencional es suficiente con un periodo de carga de unas cinco horas. El GLE dispone de una toma de carga combinada, que permite utilizar tanto corriente alterna como corriente continua. Si se utiliza una estación de carga rápida de corriente continua (CC), la batería se carga del 10 al 80% en solo 20 minutos, y del 10 al 100% en 30 minutos.