¿Es seguro viajar en autobús debido al Covid-19?

El Covid-19 ha cambiado los hábitos de movilidad de miles de españoles, que según los últimos estudios y estadísticas, prefieren vehículos particulares antes que el transporte público para realizar los desplazamientos indispensables, como a la hora de ir a trabajar o a centros educativos.

Según el estudio realizado por Toluna tras entrevistar a casi 1.000 personas de toda España mayores de 18 años, la preocupación por el uso del transporte púbico hace que un alto porcentaje baraje para desplazarse a los lugares de trabajo recurrir a compañías de carsharing o motosharing para moverse por la ciudad.

Además las ventas de vehículos usados de más de 15 años registraron una subida de casi el 30% en septiembre en todo el territorio nacional, hasta alcanzar las 73.417 unidades, lo que supone un 35% del total del mercado, según datos de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM).

Según la encuesta realizada por la empresa de higiene tecnológica de España especializada en movilidad urbana Muuv, los taxis y las VTC son la primera opción para el 56% de los encuestados frente a otros transportes como el autobús o metro.

Más de un 80% de los encuestados afirma que utilizaba taxis y VTC en sus desplazamientos antes de la pandemia y, de ellos, el 40% asegura que en esa nueva situación tienen miedo de seguir utilizando estos medios y los evitan en la medida de lo posible. Aunque es cierto que a descenso de uso de estos transportes hay que sumar factores como las restricciones de movilidad y el teletrabajo, la seguridad se ha convertido sin ninguna duda en una preocupación para los ciudadanos y es una variable que está presente en sus decisiones de consumo. Aquí destaca que un 68% de los clientes habituales de este tipo de transportes -pre COVID- reconoce que los utiliza con mucha menos frecuencia en esta nueva situación de pandemia.

Si hablamos de cómo perciben de eficaces las medidas de seguridad en los taxis y VTC, destacan porcentajes muy altos, sobre todo en lo que se refiere al uso de mascarillas -el 80% las considera la medida más segura de las implementadas-, seguido por un 55% que considera que las actuales mamparas de separación son un elemento positivo para la seguridad. Cuando hablamos de posibles mejoras, un importante 70% de los españoles declara que una mampara de desinfección UV sería un elemento muy relevante a la hora de añadir tranquilidad en sus desplazamientos y elegir este transporte. No obstante, casi el 68% recalcan que lo utilizan menos que antes, al salir menos y, por ejemplo, trabajar desde casa. Eso sí, en caso de tener que desplazarse, las medidas que más valoran en esta opción han sido: la utilización de mascarilla (80%), las mamparas divisorias entre el asiento delantero y trasero (55%) o el alcohol en gel para conductor y pasajeros (52%) o el aforo de pasajeros (25%).

El aire se renueva en los autobuses cada minuto

Uno de los factores que influyen en las decisiones sobre el nivel de ocupación de los autobuses para evitar contagios del COVID-19, es el de la capacidad de los sistemas de climatización y aireación de que van provistos tales vehículos. La ventilación con patrones efectivos de flujos de aire es una estrategia principal para el control de enfermedades infecciosas a través de la dilución del aire ambiental alrededor de una fuente y la retirada de agentes infecciosos.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, según su informe sobre filtros de aire en diferentes sectores y la posibilidad de eliminación del virus SARS-Cov-2, considera seguro el transporte público para el transporte de pasajeros en cuanto a transmisión aérea por SARS-CoV2, si se respeta la obligatoriedad de uso de mascarilla, según han explicado a este diario desde la patronal del transporte Confebus.

Según un informe reciente del CNTC, Comité Nacional del Transporte por Carretera, los sistemas de climatización de autobuses y autocares, están diseñados para trabajar con presiones disponibles de aire en el entorno de 200 Pa y caudales de aire interior en el entorno de los 6.000 m3/h, conseguidos a partir mezcla de aire de recirculación y aire exterior, y con filtros de aire acordes a estas presiones y caudales.

Además un análisis realizado por José Dionisio González y Samir Awad, miembros del Think Tank Movilidad de Fundación Corell concluye que «estudios llevados a cabo en Japón, Corea del Sur, Hong Kong, Austria y Francia apuntan a un riesgo de contagio que parece situarse entre el 1% y el 0,005%, una probabilidad incluso inferior a la probabilidad de morir en un accidente de tráfico». Estos expertos apuntan que «el riesgo es menor a medida que se cumplen las medidas de precaución e higiene. Todo parece apuntar, por tanto, a que los mitos generados en torno al contagio en el transporte público no eran más que creencias infundadas que deben ser desmontadas».

El sector del transporte en autobús ha sido pionero en la adaptación del protocolo de seguridad sanitaria, siguiendo en todo momento las medidas dispuestas por el Ministerio de Sanidad. Se ha publicado una Guía para la reducción del contagio por el coronavirus SARS-CoV-2 con claras especificaciones de servicio, limpieza y desinfección, mantenimiento y gestión del riesgo, en la que también se establecen las pautas para poder desarrollar un Plan de Contingencia con las medidas concretas a adoptar para reducir los riesgos de contagio, así como un Plan de limpieza y desinfección.