La fiscal puede ahora pedir más pena para el ex de Oltra

La repetición parcial del juicio contra Luis Eduardo Ramírez, exmarido de Mónica Oltra, por abusos sexuales a una menor abre la puerta a que la Fiscalía pida más pena para el educador social. La nulidad del primer fallo -fue condenado a cinco años de cárcel- se estableció para que el tribunal -el mismo que en la primera vista- analice ahora unos informes de la conselleria, elaborados con posterioridad al inicio de la causa judicial, que cuestionan la credibilidad de la víctima. Pero esto, a su vez, reactiva la posibilidad de que el ministerio público modifique sus conclusiones e incluya la agravante de superioridad. En la propia acusación inicial se recoge la relación entre agresor y víctima al ser el primer el educador de joven, que vivía en centros de reeducación desde que tenía cuatro años. Por tanto, podría ahora introducir esa variante y elevar la petición de pena hasta un máximo de seis años.

De hecho, la sentencia de la Audiencia de Valencia recordaba que la pena impuesta podría ser mayor si la Fiscalía hubiera pedido esa agravante. Los magistrados subrayaron que de acuerdo a varias sentencias del Tribunal Supremo podría haberse sustentado esa condena ya que el educador se prevalió de su condición. En ese sentido citaba todas las circunstancias que rodeaban a la menor: “sus miedos, su condición de víctima especialmente vulnerable, las edades de ambos y su rol como responsable en las instalaciones”. Tanto el ministerio público como la Audiencia y el TSJ han criticado el papel de la Conselleria de Igualdad, de la que dependen los centros, en la gestión de este asunto.