La Policía Local de Picanya desmantela una reyerta entre dos grupos de jóvenes

Una reyerta entre jóvenes de Picanya y del vecino municipio de Aldaia podría haber tenido consecuencias más graves de no haber sido por la intervención de la Policía Local. Según informaron residentes cercanos al cementerio, el pasado fin de semana, se concentró allí a altas horas de la madrugada un numeroso grupo de gente, que superaba el medio centenar, con coches y motos con la intención de “pegarse”.

De igual manera, afirman haber visto que los participantes, además de no cumplir con las normas sanitarias, llevaban diferentes objetos que podían ser utilizados como armas. Ante la peligrosa situación que parecía ir a a más, mientras se caldeaba el ambiente entre ambos grupos, uno de los vecinos alertó a la Policía Local. La llegada de los agentes provocó una desbandada masiva. La mayoría de los presentes se subieron a los vehículos para emprender la huida, dejando en el suelo un par de elementos punzantes, entre ellos una navaja.

La pelea se saldó con algunos heridos que optaron por desplazarse en sus propios vehículos al centro sanitario para ser reconocidos, mientras que otro grupo de amigos había llamado a una ambulancia para atender a uno de ellos que había sufrido una agresión. El equipo médico lo asistió sobre el terreno y después tuvo que ser trasladado al Hospital General.

Los agentes locales lograron interceptar a varios vehículos antes de que abandonaran la zona e identificar y cachear a sus ocupantes. Los ánimos estaban alterados y los jóvenes se explicaban con dificultad. A pesar de ello los policías actuaron con celeridad y lograron identificar por la descripción física a uno de los implicados más violentos, con la cabeza rapada, que también causó importantes daños a un turismo.