El pabellón de Nou Moles acerca al Levante FS a Valencia

El Levante FS está encantado en el Pabellón Municipal de Paterna, aunque su aspiración pasa por regresar a Valencia. Y hay un espacio subrayado en rojo desde hace años: el polideportivo de Nou Moles. Sus obras avanzan a buen ritmo y, en principio, terminarán en marzo. La idea de las instituciones públicas es que el recinto empiece a funcionar en septiembre, coincidiendo con el arranque del próximo curso. El club granota permanece muy atento y hay conversaciones abiertas con el Ayuntamiento. Eso sí, también existen ciertos aspectos pendientes de aclarar. A la espera de acontecimientos, se trata de una opción que acerca al conjunto azulgrana a la capital del Turia.

El recinto de Nou Moles se construye sobre el solar del antiguo Marcol, cuya demolición se puso en marcha en 2008. A partir de ahí, el Ayuntamiento de Valencia diseñó un completo y moderno polideportivo con capacidad para 3.000 espectadores. Se colocó la primera piedra el 1 de marzo de 2011. Estaba previsto que las obras duraran 18 meses, pero quedaron paralizadas. Y fueron retomadas en octubre de 2019 después de diversas modificaciones del proyecto.

Actualmente, las previsiones son que la construcción acabe en marzo. En cualquier caso, la preparación y organización de las instalaciones no terminará ahí, por lo que la idea del Consistorio pasa por que el polideportivo inicie su actividad en septiembre.

Tras los cambios en el proyecto, el pabellón de Nou Moles tendrá una capacidad fija para 1.300 espectadores, aunque el aforo se podrá ampliar hasta los 1.600 merced a unas gradas móviles con 300 butacas. Estas condiciones, en principio, resultarían suficientes para el Levante FS.

El club granota aspira a, en un futuro, contar con un pabellón de mayor capacidad. Incluso está incluida su construcción en una segunda fase de la ciudad deportiva de Nazaret. Sin embargo, de cara a las próximas temporadas, el Levante vería con buenos instalarse en Nou Moles y, de esa forma, regresara a Valencia.

En 2018, el Levante FS dejó la pista del Cabanyal porque sus características no eran aptas para la retransmisión televisiva de los partidos. Entonces, al no hallar alternativas dentro de Valencia, el equipo se mudó al Pabellón Municipal de Paterna, con un aforo de entre 1.300 y 1.400 personas. En esta cancha, el club se siente comodísimo y agradecido.

Pero el anhelo del Levante FS es volver a Valencia. Y el Ayuntamiento muestra su predisposición a hacer de Nou Moles la nueva casa azulgrana. Eso sí, ambas partes deberán analizar algunos aspectos. Sobre todo los relacionados con la retransmisión televisiva. Las distancias necesarias podrían quedar mermadas si se instala las gradas móviles.