El toque de queda entra en vigor esta medianoche en la Comunitat Valenciana

El toque de queda ordenado por el Gobierno valenciano entra en vigor a medianoche. La medida, se publicará a lo largo de la jornada en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana, supone la prohibición de salir a la calle desde las 00.00 a las 6.00 horas.

Esta restricción de la movilidad se incluye en una resolución de la Conselleria de Sanidad que también restringe las reuniones sociales y limita el número de personas que pueden juntarse.

Sánchez decretará mañana el estado de alarma

Estas nuevas limitaciones están dirigidas a aminorar los contagios de coronavirus que solamente en los últimos cinco días suman 4.469 nuevos positivos en la Comunitat Valenciana, con 143 personas más hospitalizadas, hasta 808, y 19 más ingresadas en las UCI, 125 en total.

La excepción a poder circular por la vía pública la tendrán aquellas personas que acudan a un hospital por una urgencia médica, vayan a atender a un dependiente o a quien acuda a su puesto de trabajo.

Cataluña admite que el confinamiento domiciliario «está encima de la mesa»

Las restricciones de movilidad y de limitación del número de personas que se puedan reunir están relacionadas especialmente con el ocio y las relaciones sociales. Se pretende acabar con el botellón y las fiestas privadas, ya que los establecimientos de ocio nocturno permanecen cerrados al público desde mediados de agosto.

La situación epidemiológica de la Comunitat Valenciana es menos mala que la de la mayoría de autonomías. No obstante, el crecimiento de contagios a raíz del puente del 9 d’Octubre, con un crecimiento de la incidencia del virus de un 45 %, el aumento del número de hospitalizados en planta y en la UCI, ha empujado a las autoridades autonómicas a tratar de adelantase al comportamiento del virus. «Estas restricciones de movilidad responden a estudios epidemiológicos, no tienen que ver con la política, ya que el principal objetivo es proteger la salud de toda la población», aseguró este viernes la consellera de Sanidad, Ana Barceló.