Venta del Moro acoge un simulacro pionero de tres días con perros, buzos, drones y cámaras térmicas

La localidad valenciana de Venta del Moro y su pedanía de Jaraguas acogen del viernes 30 de octubre al domingo 1 de noviembre un simulacro «pionero en España» de 60 horas con técnicos de varias especialidades y empresas expertas en búsqueda y rescate de personas.

‘Valsar Support 2020’ es un ejercicio que une a perros de salvamento, buzos profesionales civiles, drones y cámaras térmicas, avanza la organización en un comunicado.

Se trata de un proyecto de las empresas A3SDrones, Abidron y la Unidad de Rescate y Salvamento con Perros (Uresap), con experiencia en operaciones reales de búsqueda y rescate de personas desaparecidas. Combinan el uso de perros y drones junto con operativos de Protección Civil, bomberos y fuerzas y cuerpos de seguridad.

También participan unidades de búsqueda y rescate con perros de varios puntos de la geografía nacional, el SAMU, el Instituto Valenciano de Seguridad en Altura y Salvamento y buzos profesionales civiles.

Como patrocinadores, empresas que van desde la formación de pilotos de RPAS (aeronaves pilotadas por control remoto) a la filmación de eventos y tiendas de venta al público de drones y equipos de supervivencia y protección individual.

Una de las novedades que diferencia este simulacro de otros es el uso de ROVs (vehículos submarinos por control remoto) para ejercicios de búsqueda, localización y posterior rescate de personas desaparecidas en la Ribera de Vadocañas sobre el cauce del Cabriel.

Por primera vez, destaca el apoyo de perros de la empresa Scan K9 equipados con cascos de intervención que permiten el envío a sus guías y al puesto de mando avanzado de datos de telemetría configurables (cámaras de visión en varios espectros, datos de posicionamiento GPS, detección de gases o canal audio y vídeo).

Vuelo nocturno y cúpula virtual

Todo ello permite búsquedas en escenarios potencialmente peligrosos para perros y rescatadores tanto de día como de noche. El simulacro cuenta con el apoyo desde el aire de drones con capacidad de vuelo nocturno gracias a sus cámaras térmicas y multi-espectrales que monitorizan en todo momento al guía y al perro, además de iluminar desde el aire la zona en la que trabaja el binomio.

Como colofón a estas jornadas, la demostración del uso de sistemas antidrones por parte de la empresa Unidad Aérea de Seguridad (UAS) mediante el despliegue de una cúpula virtual (escudo antidrones) y el uso de sistemas inhibidores y perturbadores de RPAS simulando una posible amenaza a los equipos de búsqueda y salvamento.

Durante las 60 horas no solo hay previstas operaciones simuladas e rescate en un ambiente realista, sino también conferencias presenciales y online por redes sociales para crear foros de discusión sobre temas como el uso de drones en emergencias, el entrenamiento de capacidades de coordinación entre unidades de rescate caninas, drones y bomberos, el uso de drones para el control del confinamiento y «un largo etcétera».