Victoria Iranzo: «La pintura es como un campo de batalla, una forma de protección»

La pintora Victoria Iranzo (Utiel, 1989) acaba de ganar el premio BMW de pintura mientras se encuentra trabajando en Bruselas. Desde esta ciudad mantiene una conversación con LAS PROVINCIAS en la que confiesa que para ella «pintar supone una forma de protección». Es una artista joven, de 30 años, –«todavía no he cumplido 31», puntualiza–, que no descarta regresar a Utiel, algo que concibe como un viaje hacia los orígenes del que puede derivarse «una nueva forma de creatividad».

–¿Cómo ha recibido este premio?

–Con una alegría enorme. Es uno de los más importantes que se dan en España. Y, además de la ayuda económica, me alegra por la repercusión que está teniendo en las redes. Por la cantidad de Instagram.

–Su obra parte principalmente de la idea de la pintura como campo de batalla. ¿Qué significa esta afirmación? 

–No trabajo por proyectos. Mi trabajo se ha ido desarrollando desde que salí desde la Universitat Politècnica de València y en mi proyecto ya empecé a investigar con el vestido como protección. Estaba interesada por la relación entre la moda y el arte y empecé a abordar el vestido como una protección y también como barrera. Era una metáfora de que la pintura es un campo de batalla, algo como una forma de protección.

–¿De qué se quiere proteger?

–De lo que viene, de lo que pasa, de las experiencias de cada día.

–Ha mencionado las redes sociales al referirse a la repercusión del premio que acaba de recibir, ¿en la actualidad son muy importantes para el desarrollo de la carrera de un artista?

–Lo importante es lo que haces en el estudio, pero las redes también cumplen un papel importantísimo como una manera de llegar al público. Hay muchos proyectos jóvenes que empiezan así, sobre todo a través de Instagram, que multiplica las cosas por cien.

–En estos momentos se encuentra en Bruselas, ¿piensa regresar a la Comunitat?

–Sí, voy a volver a España. Me gusta Madrid o Valencia, pero en este caso seguramente regresaría a Utiel.

–Es su pueblo, ¿volver supondría regresar a un lugar idílico, al mundo rural?

–Es un refugio. Sí, supone rodearte de tu familia, de los tuyos. De hecho fue unas cosas que cuando empezó la pandemia hablé con mi familia.

–Durante los meses de confinamiento algunos creadores se planteaban volver al mundo rural, ¿un regreso a los orígenes?

–El regreso a los orígenes puede ser una nueva creatividad. Puede ser un espacio idóneo para la reflexión y podría darme una nueva creatividad a partir del deseo de apartamiento.

–¿Qué proyectos tiene en marcha en este momento?

–Estoy preparando la presencia en la feria MARTE de Castellón con la galería Punto. También tengo prevista una exposición individual para el año que viene en la misma galería, pero todavía no hay fecha.

Leave a Reply