Acabar con el dolor crónico para mejorar la calidad de vida

El dolor crónico afecta en España a aproximadamente el 18% de la población. En una intensidad entre moderada e intensa, la cifra llega hasta el 12% de los casos, según algunos estudios. La artrosis –con más del 50% de prevalencia entre los pacientes españoles–, los dolores musculoesqueléticos –con un 21% crónico–, los dolores neuropáticos –con un 32,8%– y los dolores lumbares –con un 14,08%– son las patologías más prevalentes que causan dolor crónico en nuestro país, a lo que se suma un 37,3 de los estudiantes de entre ocho y 16 años que sufre algún tipo de dolor crónico.

El dolor crónico, según varios estudios, causa en España un impacto económico del 2,5% del producto interior bruto (PIB), lo que se traduce en aproximadamente 16.000 millones de euros y en una pérdida incalculable de la calidad de vida de los pacientes, que ven mermada su capacidad para hacer vida, socializar y trabajar con total normalidad. Frente a ello, la medicina apuesta por técnicas mínimamente invasivas para el tratamiento del dolor que ofrecen una eficacia similar a la de una intervención quirúrgica, pero con la ventaja de se trata de actuaciones más sencillas, mucho más conservadoras y que, en el caso de no obtener el resultado esperado, no impiden llevar a cabo operaciones más complejas. «Principalmente empleamos la radiología intervencionista, subespecialidad de la radiología que se centra en el tratamiento de un amplio espectro de enfermedades mediante técnicas mínimamente invasivas», concreta el doctor Manuel Cifrián, radiólogo intervencionista especialista en el dolor y director de la Unidad de Técnicas Mínimamente Invasivas para el Tratamiento del Dolor (UTEMI) del Hospital IMED Valencia.

El Doctor Manuel Cifrián, radiólogo intervencionista especialista en el dolor y director de la Unidad de Técnicas Mínimamente Invasivas para el Tratamiento del Dolor (UTEMI) del Hospital IMED Valencia.
El Doctor Manuel Cifrián, radiólogo intervencionista especialista en el dolor y director de la Unidad de Técnicas Mínimamente Invasivas para el Tratamiento del Dolor (UTEMI) del Hospital IMED Valencia.

La unidad especializada del Hospital IMED Valencia emplea más de 70 procedimientos distintos para el tratamiento del dolor. La UTEMI aborda un amplio espectro de enfermedades mediante el uso de técnicas de radiología intervencionista que permiten tratar problemas localizados de forma precisa. Se trata, tal y como indican desde el centro médico, de «una unidad integral para valoración y tratamiento de pacientes con diferentes afecciones como puede ser dolores localizados de la zona lumbar, de rodilla, cervical o hernias de disco, pero también para tratamientos de dolores más globales, especialmente en pacientes complejos con dolencias como artrosis, fibromialgia o dolor oncológico, entre otros».

Tal y como explica el doctor Cifrián, el servicio de IMED Valencia cuenta «con los últimos avances tecnológicos en pruebas de imagen como resonancia, tac o fluoroscopia, que aportan una información exacta al especialista, ya que nos sirve de guía o mapa para acudir directamente al foco del dolor». Sobre las técnicas mínimamente invasivas que emplean para tratar las distintas patologías el propio, el director de la Unidad de Técnicas Mínimamente Invasivas para el Tratamiento del Dolor (UTEMI) del Hospital IMED Valencia explica que, «combinando una buena guía de imagen y un intervencionista con experiencia en este campo se pueden ofrecer un conjunto de procedimientos que en su mayor parte se realizan de manera ambulatoria, ofreciendo grandes ventajas en comparación a las cirugías convencionales como puede ser menor riesgo, menor dolor, menor tiempo de convalecencia y menor tiempo de ingreso hospitalario».

Tratamiento integral e individualizado

Las unidades del dolor buscan, fundamentalmente, la minimización de los males de los pacientes, intentando ser lo menos intervencionistas posible. Servicios como el que presta el Hospital IMED Valencia a través de su Unidad de Técnicas Mínimamente Invasivas para el Tratamiento del Dolor (UTEMI) buscan una valoración integral del paciente a través de una exploración física y técnicas de imagen. A través de ello, se llega a un diagnóstico lo más preciso posible y, con ello y posteriormente, a un tratamiento totalmente individualizado. Esto supone, explican los expertos, poder realzar una valoración global del paciente, disponer de un tratamiento individualizado y adaptado a cada caso, y gozar de una rápida recuperación, gracias al uso de técnicas seguras, menos agresivas, mínimamente invasivas e innovadoras con una gran eficacia en el tratamiento del dolor.

«Es importante que el paciente aporte la historia clínica previa y estudios de imagen para poder valorarlo de forma global», valora el doctor Cifrían. «Una vez establecido el diagnóstico del problema plantearemos un tratamiento eficaz individualizado que le permita una solución y una mejoría de calidad de vida hasta en los casos más complejos», concluye. De esta forma, la UTEMI del Hospital IMED Valencia trata eficazmente problemas localizados como dolores de cadera, hombro, rodilla o espalda, de forma precisa, segura y eficaz, aunque como nos manifiesta el especialista. «Frecuentemente también tratamos dolores más globales, especialmente en paciente complejos, como con artrosis, fibromialgia o pacientes oncológicos con dolor», detalla el doctor Cifrián.