El paro se dispara en 355.000 personas pese a crearse más de medio millón de empleos

La pandemia sigue causando estragos en el mercado laboral, que, no obstante, rebotó con fuerza en el tercer trimestre del año tras la fuerte destrucción de empleo que se produjo durante los meses duros del confinamiento. Así, el número de ocupados crece en 569.000 personas entre julio y septiembre, una creación de empleo nunca vista, más del doble que en el tercer trimestre de 2017, cuando se registró el mejor de la última década, pero que ha servido solo para recuperar algo más de la mitad del empleo perdido en el segundo trimestre, cuando se perdieron casi 1,1 millones de puestos de trabajo.

El número total de ocupados vuelve a sobrepasar la barrera de los 19 millones de personas, concretamente 19.176.900, con lo que se retrotrae a niveles del primer trimestre de 2018 y se sitúa lejos de los 19,6 millones que había a final de 2019, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La mayor parte del empleo creado se explica por los trabajadores que figuraban en el segundo trimestre como inactivos, es decir, que no trabajaban pero tampoco estaban en paro porque no podían buscar empleo durante la pandemia.

En paralelo a la recuperación de empleo se ha producido la reincorporación a sus puestos de trabajo de la mayor parte de los 3,4 millones de trabajadores que llegaron a estar en un ERTE en el segundo trimestre (y que efectos de esta encuesta se consideran ocupados): se han reactivado ya cerca del 80% de las personas que estaban en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Esto ha provocado que el número total de horas efectivas trabajadas, tras el descenso del 22,59% registrado en el segundo trimestre, también se recupera de forma relevante, con una histórica subida del 15,1%.

Esta fuerte creación de empleo no ha evitado un fuerte aumento del paro, que ha crecido en 355.000 personas, el mayor incremento en este periodo de toda la serie histórica. Y eso que en esta cifra no están incluidos esos más de 700.000 trabajadores que siguen inmersos en un ERTE, una cifra que con toda seguridad se incrementará en esta recta final de año a consecuencia de las restricciones provocadas por la segunda ola de la Covid-19. La tasa de paro crece en más de 2,3 puntos en apenas un año y se eleva hasta el 16,26%, casi un punto más que en e segundo trimestre.