Libertad con límites

Un policía controla el cumplimiento del toque de queda en Terrassa.
Un policía controla el cumplimiento del toque de queda en Terrassa.CRISTOBAL CASTRO / EL PAÍS

El 14 de marzo, Pedro Sánchez anunció el segundo estado de alarma de la democracia: “A partir de hoy, para que los españoles lo entiendan perfectamente, la autoridad competente en todo el territorio será el Gobierno de España”. La situación era tan insólita que la excepcionalidad de las restricciones se asumió con relativa normalidad. Por eso se interiorizaron los excesos, algo común en estados de excepción. Durante los meses que duró el estado de alarma, se restringieron derechos de manera jurídicamente ambigua y confusa. Se dio excesiva discrecionalidad a la policía, que interpretaba un text…

Leave a Reply