Los duques de Cambridge buscan ama de llaves

Kate Middleton y el príncipe Guillermo buscan ama de llaves para el palacio de Kensington. Han publicado un anuncio en la web que gestiona la casa real británica y que sirve como bolsa de empleo (royalvacancies.net), en donde hay que formalizar la solicitud antes del 7 de noviembre. Entre los requisitos se insiste en que la confidencialidad y la discreción son clave para el puesto, que describen como «una oportunidad emocionante de unirse a un equipo positivo y solidario».

La candidata tiene que ser capaz de administrar una carga de trabajo variada y tener iniciativa propia y adaptarse a un horario flexible. La tarea se desarrollará principalmente en Kensington, aunque también hay que tener disponibilidad para viajar con los duques de Cambridge cuando lo requieran.

Aquellos interesados en optar al puesto deberán demostrar experiencia previa en roles similares y estar dispuestos a asumir incluso el puesto de ama de llaves principal en caso de que esta se ausente. No se especifica el salario, pero se ofrece a los aspirantes la posibilidad de vivir en el palacio, con todas las comidas y gastos de viaje incluidos en el sueldo.

La parte de Kensington destinada a la residencia privada de los duques de Cambridge es conocida como el apartamento 1A y es un edificio de cuatro plantas y 20 habitaciones. Kate es muy valorada por sus exempleados, que destacan su amabilidad. Tanto a ella como al príncipe les gusta reconocer el trabajo bien hecho. Antonella Fresolone, italiana de 49 años y actual ama de llaves principal de los Cambridge, lleva con ellos desde 2013 e incluso ha enseñado a Kate a cocinar algunas recetas de su tierra.

Hace un año, la Casa Real la condecoró con la Medalla Real Victoriana de Honor como reconocimiento a su fidelidad, ya que diez años antes estuvo al servicio de la reina Isabel II, en el palacio de Buckingham. Fue ella quien la recomendó.

La ‘supernanny’ española

Otra de las que tiene la confianza de los jóvenes príncipes es la española María Teresa Turrión. Lleva con ellos desde que el príncipe George tenía seis meses y se ha ganado el título de la ‘supernanny’ de Kensington. María no cambia pañales ni da biberones. Educa y enseña a jugar a los tres pequeños de la familia, George, Carlota y Luis. Suele acompañar al matrimonio en casi todos los viajes y les cuida mientras ellos atienden su agenda.

Se preparó para ello en la Norland College, el centro de formación para ‘nurses’ reales o de aristócratas, cuyo curso completo ronda los 40.000 euros. Y si busca algo más fácil, la reina Isabel II también ha sacado una oferta laboral para incorporar un aprendiz de limpieza al palacio de Buckingham.