Cómo reaccionan los coches autónomos en situaciones de emergencia

Las nuevas tecnologías de asistencia a la conducción llevan unos cuantos años instalados en los coches presentes en el mercado, unas tecnologías que allanan el camino hacia la movilidad autónoma. Una seguridad y confort en un nivel tan elevado, que pronto tendremos la posibilidad de ver y probar cuando en 2021 salga a la carretera el nuevo Mercedes-Benz Clase S y sus sistemas de asistencia a la conducción Integillent Drive; y poco después se incorporará el nivel 3 de autonomía denominado Drive Pilot.

«Integillent Drive es una combinación de conducción segura y confortable, pero en la parte técnica también una combinación de sensores, por ejemplo, cámara, radar, sensores de ultrasonido… También es del cerebro de los sistemas de asistencia a la conducción, nuestro Intelligent Drive Controller», detalla Matthias Struck, el responsable en Mercedes-Benz de Tecnologías de Prueba y Comunicación.

«Hemos dispuesto diferentes escenarios para probar en la vida real cómo funcionan estos sistemas. Por ejemplo, en la ciudad, nos centramos en los usuarios vulnerables de la vía; tenemos sistemas de aparcamiento en los que, por ejemplo, el eje trasero directriz puede ayudarte a aparcar y desaparcar de forma muy confortable. Y tenemos escenarios que simulan la circulación por autopista donde nos centramos en situaciones de emergencia en las que, si estás distraído, el coche puede frenar por ti», subraya el responsable de la prueba de estos sistemas.

Y es que el objetivo principal de la marca alemana es que «estés cómodo en el coche con toda la seguridad de que disponemos. Por ello, en la segunda mitad del año que viene introduciremos el sistema Drive Pilot, que será nuestro primer sistema de conducción autónoma de nivel 3 en las carreteras de Alemania«, desvela Struck, quien, concretamente, explica que, por ejemplo, »nos encontramos en un Clase S equipado con Drive Pilot y nos encontramos con un atasco. En cuanto el coche detecta el atasco y nos encontramos en las cercanías de los demás vehículos y dentro del rango de velocidad, me ofrece activar este sistema de conducción autónoma. Solo tendré que presionar uno de estos botones, recibo una confirmación luminosa, alrededor del volante y en la pantalla del cuadro de instrumentos, y entonces podré dejar que me lleve«.

De esta manera, el coche conducirá solo, asumiendo la responsabilidad, y el conductor podrá hacer otras cosas como, por ejemplo, consultar Internet, ver su serie favorita o leer el periódico. «Incluso en situaciones complicadas el coche me puede ayudar. Puedo permanecer relajado, disfrutar del trayecto y confiar en la seguridad de este vehículo… Pero, por supuesto, también tengo que permanecer alerta para tomar el control», añade.

«El coche me avisa de que tengo que hacerme cargo, tomo el control, aprieto los botones (había un coche de policía en esta ocasión y es más seguro si yo sujeto la dirección para que el coche de policía pueda pasar por el corredor de emergencia). Posteriormente, siempre puedo reactivar Drive Pilot y continuar», concluye Matthias Struck.