El Consell permite a un tercio de sus funcionarios volver a teletrabajar ante el avance de la pandemia

El trabajo no presencial vuelve a la Generalitat. La Conselleria de Justicia ha anunciado esta mañana a los sindicatos con representación en la Mesa General de la Función Pública que, dado los preocupantes datos de contagios y aislamiento en la Administración, y la nueva situación sanitaria de la Comunitat, las consellerias podrán reducir la presencialidad a dos tercios. Es decir, Justicia abre la mano a que uno de cada tres empleados públicos trabaje desde casa para reducir los aforos en las oficinas del Gobierno valenciano. La medida, que se ha comunicado a los representantes sindicales, era una petición que ya habían requerido organizaciones como UGT o CSIF, y que finalmente ha sido abordada. Esta tarde la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, reunirá a la comisión en la que tienen presencia los subsecretarios de todas las consellerias y en la que se abordan los planes de contingencia para plantear estas medidas con las que podrá teletrabajar hasta un 30% de cada plantilla.

Desde CSIF consideran que el anuncio de Bravo llega «demasiado tarde» y «resulta insuficiente». El sindicato lamenta que en estos meses no se haya avanzado en el decreto que regula el teletrabajo y que tampoco exista una consignación presupuestaria para afrontar los gastos que conlleva para el personal afectado en cuestiones como conexión, ordenadores… Del mismo modo, ha defendido que se negocie en Mesa General, ya que atañe a todos los ámbitos y no solo a Función Pública, y que se acelere ante la gravedad de la situación sanitaria.

Desde FSP-UGT, por contra, agradecen «la rápida actuación», en consonancia con su petición, «para prevenir contagios y priorizar la salud de los empleados públicos cuyo compromiso con la ciudadanía es esencial».