El Gobierno prevé 64 millones en ayudas para comprar coches «limpios» en 2021

El proyecto de Presupuestos Generales de 2021, desvelado ayer, contempla de nuevo estímulos para comprar coches ecológicos, así como para el despegue industrial en España de la movilidad eléctrica y de hidrógeno, y de la digitalización de la industria automovilística.

El capítulo de gastos del Ministerio de Transición Ecológica recoge una transferencia al Instituto para la Diversificación Energética (IDAE) de 63.799.000 euros, con el propósito de «financiar actuaciones de apoyo a la movilidad energéticamente eficiente y sostenible». El instituto es el encargado de trazar el plan de incentivos Moves, aunque posteriormente son las comunidades autónomas las encargadas de articularlo, en la mayoría de casos, con mucho retraso. La previsión de Transición Ecológica es que los fondos sirvan en 2021 para incentivar la ejecución de 25.000 instalaciones de puntos de recarga eléctrica y la adquisición de 50.000 vehículos.

En su edición de 2020, la número II, está dotado con cien millones de euros, 36 millones más que lo que el Ejecutivo contempla para el proyecto de Cuentas de 2021. Queda lejos de la que reclama la patronal automovilística Anfac, que considera que son necesarios 450 millones al año. El actual Moves II incentiva con hasta 5.500 euros la compra de turismos eléctricos y algunos PHEV, y también la de de motocicletas eléctricas o camiones de gas. La dotación procede de partidas no desembolsadas de ejercicios anteriores, puesto que los presupuestos continúan prorrogados desde 2018.

Las cuentas también contemplan un programa de apoyo de cien millones para actuaciones en innovación de tecnología eléctrica, baterías y almacenamiento, bajo el paraguas de la secretaría general de Industria y Pyme. El objetivo, aseguran desde Industria, es impulsar una nueva línea de ayudas a las empresas industriales para el desarrollo de la tecnología de propulsión eléctrica en toda la cadena de valor, especialmente en el desarrollo de baterías para automoción y soluciones para la movilidad conectada, inteligente, autónoma y sostenible». «Los Presupuestos van a tener en primera línea a la automoción para acelerar proyectos de transformación que teníamos previstos en horizonte 2030, al próximo trienio, hasta 2023», avanzaba por la mañana el secretario general de Industria, Raül Blanco. Otros cien millones se destinarán a actuaciones de tecnologías vinculadas al hidrógeno, bajo el paraguas de un nuevo gran proyecto de interés común europeo (IPCEI).

«Hachazo» de 8.000 euros

Además, la partida del ministerio de Hacienda contempla avanzar en la renovación de la flota del Parque Móvil del Estado, para adquirir nuevos vehículos «preferiblemente de Cero emisiones». Ya se está tramitando la compra de 23 eléctricos, que se sumarán a los 14 existentes, de un parque total de 727 vehículos -313 híbridos-.

Pendientes aún de si finalmente se materializará la subida impositiva al diésel, de 3,8 céntimos por litro, los transportistas lamentaron ayer su impacto en un 30% del sector, a pesar de Hacienda prometió que no les afectaría. «Supondría 8.000 euros más al año para los pequeños transportistas, que no pueden acceder al gasóleo profesional», contó a ABC Juan Jose Gil, de Fenadismer.