Al Granada le vale con un punto ante el PAOK

El Granada sintió el vértigo de jugar sin descanso jueves y domingo en su enfrentamiento ante el PAOK, con el que empató a cero y logró un punto, que, no obstante, le permite liderar el Grupo E de la Liga Europa después del triunfo del PSV en Nicosia (1-2). La segunda jornada de esta fase de grupos deparó la derrota del Tottenham de José Mourinho ante el Antwerp belga (1-0) con Bale de titular. El resto de los favoritos sí cumplieron salvo la Roma. Fue el caso del Milan, que derrotó al Sparta de Praga por 3-0 con un tanto de Brahim a pase de Ibrahimovic, que falló un penalti. El Arsenal se impuso al Dundalk (3-0); el Benfica al Standard de Lieja (3-0) y la Roma no pasó del empate en su casa ante el CSKA de Sofía (0-0).

El Granada, con la novedad de Puertas de lateral derecho, no estuvo muy cómodo en su enfrentamiento ante el PAOK. El fútbol no fluyó en los pies de Milla y el conjunto andaluz, que se estrenaba en Los Cármenes en la fase de grupos de la Liga Europa, fue superado por el conjunto griego en la primera mitad. De hecho, la mejor ocasión fue para el PAOK. El fino centrocampista austriaco Schwab envió el balón al palo en el minuto 27 con Rui Silva ya batido. El Granada, lento y sin recursos, mostró una impotencia desconocida este curso en el primer acto. El PAOK, bien colocado y respondón, mandó durante muchos minutos mientras el Granada echó en falta la aportación de futbolistas como Machís o Herrera. Luis Suárez, titular por delante de Jorge Molina, que gozó de descanso, lo intentó, aunque con escasa fortuna, siendo superado por jugadores como el español Crespo, capitán del conjunto griego y exjugador del Sevilla entre otros equipos.

Diego Martínez buscó soluciones para desatascar a su equipo, como la entrada de Jorge Molina, pero el Granada careció de chispa e intensidad, dos condimentos básicos en su fútbol. Lo curioso del asunto es que el conjunto griego desarrolló estos valores para superar a los andaluces. Quizás porque llegó más fresco que el Granada al no jugar en su Liga el pasado fin de semana. Es un equipo a tener en cuenta que estuvo muy cerca de disputar la fase de grupos de la Liga de Campeones.

El entrenador del Granada decidió cerrar el partido con la entrada en el tramo final de Eteki y Domingos Duarte, un pivote defensivo y un central, para amarrar al menos un punto con un defensa de tres centrales. El PAOK hizo un buen partido y el Granada se tuvo que conformar con un aceptable punto, que le coloca líder y que tiene un gran valor después del triunfo obtenido en el primer partido del grupo con el triunfo en el feudo del otro favorito del grupo, el PSV (1-2). El inicio de temporada del Granada está siendo casi inmejorable, con 11 partidos disputados y solo una derrota, con ocho triunfos y dos empates cosechados.

Leave a Reply