Un incendio agrava la ruina de la Torre Miramar

Un incendio ocurrido la pasada madrugada ha agravado más si cabe el lamentable estado de la Torre Miramar, la estructura que preside el acceso a Valencia por la avenida Cataluña cerrada prácticamente desde el primer día. Los bomberos acudieron a las 3.30 horas para sofocar las llamas de una caseta de obras situada junto a la puerta del ascensor.

Los aledaños de la torre están prácticamente en ruinas con las barandillas oxidadas, las láminas de agua secas y el acceso desde el paso inferior de la calle Clariano repleto de suciedad y pintada. Toda la obra costó 24 millones de euros y la idea era ofrecer un mirador panorámico de 45 metros de altura para contemplar la huerta y el mar.

Aquello resultó inviable y el Ayuntamiento todavía no ha recepcionado las obras del Ministerio de Transportes, salvo lo referido a las infraestructuras de tráfico. Está en disputa la reparación de todas las instalaciones, especialmente una pequeña estación de bombeo que se atasca cada vez que llueve con fuerza.

La última idea ha sido convertir parte de la rotonda y sobre todo la torre mirador en un escenario para el ‘parkour’, el deporte urbano de escalada. Una asociación lo propuso al alcalde Ribó, que prometió estudiarla.