Los vecinos de Algemesí y Guadassuar desconfían de la eficacia de las nuevas medidas

Algemesí y Guadassuar, ambas en la Ribera Alta, son las dos localidades de la provincia de Valencia en la que la conselleria de Sanitat ha decidido instaurar medidas más restrictivas debido a la transmisión comunitaria generalizada.

Unas medidas que pasan por el cierre de instalaciones municipales o la limitación de aforos en bares y comercios.

La mayoría de los vecinos de estos municipios entienden que se pongan en marcha restricciones pero muchos dudan de su eficacia.

«Creo que en quince días estaremos igual que ahora, no somos nada responsables. Si supiésemos comportarnos no pasaría ni la mitad de lo que está pasando», lamenta Brigitte Martínez, vecina de Algemesí.

Tampoco tiene mucha confianza otra vecina, Carmen Puchades, que a sus 86 años reconoce que tiene miedo de contagiarse y que por eso apenas sale de casa. «Salgo lo justo pero veo desde mi balcón como los jóvenes siguen ene l bar y sin mascarillas», comenta mientras regresa de hacer la compra.

En el caso de Guadassuar ya llevan más de quince días con las mismas restricciones y la situación epidemiológica no ha mejorado lo suficiente. Esto hace que algunos vecinos duden de que en las próximas semanas la situación mejore.

«Ciertas personas no están cumpliendo y me parece muy mal que por esto no estén bajando los contagios», señala en Guadassuar, María Oreto.

Por su parte, María Jesús entiende que se prorroguen las restricciones «sobre todo este fin de semana para que la gente no haga fiestas».

Otros vecinos de Guadassuar muestran su rechazo total a este tipo de decisiones. «Sin medidas estaríamos mucho mejor», asegura uno de los residentes.

Desde el sector hostelero, el más afectado por las restricciones al reducirse los aforos tanto en interior como exterior, entienden que se tiene que actuar para frenar los contagios pero lamentan que se les señale.

«Hacen falta medidas que sean convenientes y que no nos perjudiquen siempre a nosotros», explica Juan, hostelero de Algemesí. La disminución de aforos supone la reducción de ingresos y esto provoca que «sea muy difícil mantenerse. Llevamos mucho tiempo que sólo sacamos para comer y casi imposible no endeudarse para seguir pagando, esto nos complica aún más».

La responsable de una óptica ne Guadassuar reconoce que se nota la menor afluencia pero «es mejor mantenerse ahora más resguardados y que no vaya a más», opina Mercedes.

Algemesí cuenta con 104 casos de coronavirus y Guadassuar arrastra esta situación desde mitad del mes de octubre, cuando ya se pusieron en marcha restricciones por diversos brotes, pero pese a la reducción de casos continúa con una incidencia acumulada de 1.255 casos por cada 100.000 habitantes.

Más